El estado de Puebla es hogar de varios atractivos naturales y de una gran vida urbana dentro de su territorio. Sin embargo, es rara la ocasión en que ambas clasificaciones pueden encontrarse en un mismo sitio, siendo usualmente campos opuestos. Es por ello que te platicaremos de un sitio que reúne a ambos: Cuexcomate, el volcán más pequeño del mundo.

¿Qué hace especial al Cuexcomate?

Volcán Cuexcomate

El volcán Cuexcomate resalta por dos razones: la primera, como ya se mencionó, es su diminuto tamaño de su altura. Mide sólo 13 metros, con el diámetro de su cono exterior midiendo 23 metros y un cráter de ocho metros. La otra característica se refiere a su locación, pues se encuentra ubicado en medio de la mancha urbana de Puebla.

Volcán Cuexcomate

Es esa la combinación de la que hablábamos en un inicio: la de vida urbana y atractivo natural casi simultáneamente. No se necesita viajar a un área natural protegida o un parque estatal para poder admirar la belleza del Cuexcomate. Sólo se debe tomar un taxi, autobús o Uber para poder llegar sin problemas a este curioso sitio de Puebla.

¿Cómo surgió?

Fue en el año 1604 cuando se formó el Cuexcomate, debido a una erupción volcánica de otro volcán: el Popocatépetl. Ésta activó la circulación de aguas termales  que se abrieron paso por la roca calcárea, dando origen a un géiser. Es por esta razón que este peculiar volcán se conforma en un 99 por ciento de un compuesto llamado calcita.

Volcán Cuexcomate

 

Hasta recientemente, el Cuexcomate fue un lugar abandonado y descuidado, siendo un sitio sin ningún cuidado hasta por cuatro décadas. Sin embargo, el gobierno ha restaurado este sitio para transformarlo en un nuevo atractivo turístico de la ciudad de Puebla. Ahora se puede entrar a su interior por medio de escaleras de metal, donde los guías cuentan leyendas de su formación.

 

Continuar leyendo: Volcanes activos de México