México es un país lleno de cultura, arquitectura, artesanías, museos, parques naturales, en fin, que te hacen crecer y madurar. Pero seamos honestos, también hay muchísimos lugares para echar la fiesta a lo lindo y tomar alcohol en cantidades sorprendentes. Con el alcohol siendo parte de nuestra cultura, ya sea fermentado o destilado, los mexicanos estamos familiarizados con la resaca. Por ello, aquí te presentamos algunos platillos que hemos desarrollado a lo largo de los siglos para curar la cruda.

Torta ahogada

Una foto publicada por Jerry Huynh (@jhuynhers) el


Nada mejor que un alimento muy picoso para curarte la maldita cruda. Originaria de Guadalajara, la torta ahogada es un pan relleno de carne de puerco y bañado en una salsa picante. Ésta tiene mucho ajo y cebolla y, si la acompañas con unos frijoles refritos, te aseguramos que estarás como nuevo.

Caldo de camarón

Una foto publicada por Arnold Castañeda (@acwolverine) el


En realidad sirven los mariscos en cualquier presentación, pero el caldo de camarón es uno de los clásicos para fiesteros.  Su sabor súper picosito y todos los ingredientes que conlleva es ideal para mitigar los efectos de la cruda mañanera. En caso de que los camarones y otros mariscos no sean lo tuyo, puedes intentar probar con un delicioso pescado.

Chilaquiles


No importa si son rojos o verdes, este platillo es ya uno de los clásicos para la cruda en México. Su mezcla de salsa, totopos, cebollas, aguacate y crema revueltos (y tal vez huevo) en un solo plato son una combinación ganadora y comprobada.

Birria

Una foto publicada por Bianca Serrano (@bacca18) el


Otro platillo originario de Jalisco y que trae a todos los mexicanos y turistas en el país opciones para resaca. Su carne de borrego, sus salsas con muchas especias, su caldo y sus chiles cocinados al horno curarán tu cruda.

Rusa

Una foto publicada por Clío Calderón (@darthbimbollo) el


No es exactamente un platillo, es más bien una bebida diseñada para recuperar la hidratación que perdiste en la fiesta. Es simplemente agua mineral acompañada de limón y sal, pero con la cruda te sabrá a gloria.