La rutina puede envolvernos en una atmósfera pesada de la que es difícil escapar; de hecho, es muy complicado darse cuenta cuando hemos caído en la monotonía y dejado todas esas cosas que solían ser importantes para nosotros, además del trabajo pues, si bien tenemos que ganarnos la vida, la idea es trabajar para poder vivir, mas no vivir para poder trabajar.

Por esta razón, debemos detenernos un momento para analizar nuestro entorno y recargar nuestras baterías para seguir con buena actitud a través del día a día. Así que te proponemos cinco destinos para que te escapes por unos días, con el propósito de reconectarte contigo mismo y recuperarte de toda pesadumbre que puedas llevar contigo.

San Cristóbal de las Casas

san cristóbal de las casas

Hay quienes afirman que este es el epicentro hippie de México por excelencia; el más mágico de los pueblos mágicos, según los propios sancristobalenses. Lo cierto es que es un excelente lugar para gozar de momentos de tranquilidad y al mismo tiempo disfrutar de distintas actividades artísticas y culturales que se organizan por estos lares.

Tepoztlán

tepoztlán

Uno de los destinos más espirituales, es justamente este rincón del estado de Morelos, el cual además está colmado de hoteles y spas que están encaminados a consentir los sentidos de los visitantes. A los pies del cerro del Tepozteco, la vida por estos lares se lleva de manera tranquila, por lo que tendrás la oportunidad de convivir contigo mismo, sin molestias ni interrupciones.

Real del Monte

real del monte

El estado de Hidalgo nos regala este sitio que se destaca por ser uno de los destinos más singulares, debido a que aún conserva un aire inglés, producto de la colonia de dicho país que aprovecho la minería para asentarse por esos lares. Hoy en día, la atmósfera sobria y la vez colorida, permite tener momentos de tranquilidad y paz, dos ingredientes necesarios para que puedas dialogar con tus pensamientos.

Cuetzalan

La Sierra Norte del estado de Puebla nos regala este sitio que, además de ser único en su especie, ofrece una atmósfera de misterio y calidez al mismo tiempo. El destino es perfecto para pasar momentos a solas, reflexionando o reposando, antes de tener que volver a nuestra realidad. Disfruta de sus calles empedradas y la niebla al amanecer en este sitio en el que además, el café es uno de los más exquisitos.

Oaxaca

oaxaca

La capital de la Verde Antequera, a pesar de ser una ciudad, ofrece un refugio para aquellos que quieran alejarse de sus deberes y reconectarse consigo mismos. Además de poseer una amplia y variada vida cultural, el ambiente tradicional permite gozar de momentos entrañables que hacen de este, uno de los destinos más bellos de todo México.