Ciudad de México tiene muchos edificios que se consideran icónicos para el vasto paisaje urbano que pinta a tantas personas. ¿Cómo no ubicar el Ángel de la Independencia en Avenida Reforma, uno de los puntos de reunión importantes de CDMX? También son fácilmente reconocibles la Diana Cazadora, el Monumento a la Revolución, la Catedral Metropolitana, el Zócalo capitalino y más. Sin embargo, hay otras construcciones que nadie o pocos saben cómo se llaman, pero que ganaron fama por sus sobrenombres. A continuación, te presentamos algunos edificios en la capital del país que se volvieron famosos por sus ya icónicos apodos.

Estela de Luz

Una foto publicada por Hector Stark (@hvaz1909) el


Con motivo del Bicentenario de la Independencia de México fue que se construyó este monumento. También se irguió con motivo del Centenario de la Revolución Mexicana. Al ser un monumento convocado por el Gobierno Federal, la importancia que se le otorgó en su momento fue muy grande. Pero su forma vertical, alta, delgada y cuadriculada le dio uno de los apodos más famosos de todos: La Suavicrema. Y, ¿cómo negarlo? Viéndolo de cerca, definitivamente parece una de estas galletas.

Calakmul

Una foto publicada por karla Carreto (@karreto) el


En 1994, se inauguró este complejo corporativo en Santa Fe que alberga a empresas como Pepsi Co., Phillips Morris y Ericsson, entre otras. Fue concebida por el arquitecto Agustin Hernández Navarro. Según su creador, los cuadrados representan la tierra y los círculos el cielo, elementos perennes. Sin embargo, pocos son los que logran capturar el simbolismo detrás de esta arquitectura abstracta. En cambio, lo llaman de una manera más sencilla de recordar: La Lavadora.

Torre de Arcos Bosques

Una foto publicada por Ernesto (@ernestinajero) el


Durante 1996, fue uno de los edificios más altos de todo CDMX. Es también uno de los emblemas de la zona corporativa de Cuajimalpa. Es obra de los reconocidos arquitectos Teodoro González de León, Francisco Serrano Cacho y Carlos Tejeda. Más, tiene uno de los apodos más memorables: El Pantalón.