Mazatlán es una de las playas más bellas no sólo de Sinaloa, sino también de todo México y el mundo. Y es en este puerto donde se encuentra uno de los espectáculos más temerarios que realizan clavadistas todos los días. Se trata de El Clavadista, un acantilado que da al océano Pacífico, en donde los clavados causan una gran adrenalina.

¿Desde cuándo saltan en El Clavadista?

El Clavadista

No se sabe exactamente cuándo empezó la tradición de personas subiendo esta roca para saltar desde las alturas de El Clavadista. Cuenta un dicho popular que comenzó aproximadamente en 1960, cuando un chico saltó para cumplir una apuesta con su amigo. Sin embargo, el que las multitudes se reúnan para ver cómo saltan es una tradición que tiene ya décadas.

El Clavadista

En sí, El Clavadista es un acantilado que tiene una altura aproximada de 14 metros o 45 pies de altura. Al mirar hacia abajo desde su punto más alto, se pueden observar peligrosas rocas que pueden causar herida o muerte. Es por ello que las personas que saltan aquí tienen el entrenamiento necesario para minimizar los riesgos lo más posible.

¿Cómo lo hacen?

El Clavadista

Los saltadores en El Clavadista, si uno se fija bien, coordinan sus saltos con la llegada de una alta ola. Ésta les permite aumentar de manera temporal la profundidad del agua, teniendo así más posibilidades de tener un clavado exitoso. Cuando al fin emergen a la superficie, son recibidos con los aplausos y admiración de los espectadores que están reunidos.

El Clavadista

Los clavados en El Clavadista usualmente comienzan alrededor del mediodía y continúan por varias horas hasta caer ya la noche. Si bien es un espectáculo gratuito, los clavadistas aceptan propinas, siendo éste su pago por arriesgar su vida cada día. Así que si vienes a visitar, asegúrate de admirar a estas personas que retan a la naturaleza con gran pericia.