Los Cabos no solo es un destino con hermosas playas, sino también uno que te llena de adrenalina con deportes desafiantes. Para grandes estímulos no hay lugar como el parque de aventuras Wild Canyon, donde podrás cargarte de emoción con el columpio en Los Cabos que cuelga de una góndola a 120 metros de altura.

El columpio en Los Cabos que te eleva 120 metros.
Foto: wildcanyon.com.mx

Cárgate de adrenalina

Para mecerte en este columpio en Los Cabos debes viajar por la carretera Transpeninsular hacia Palmilla. Después de 20 minutos, tendrás que ascender entre laderas y terracerías para llegar al sitio que tiene todo para quienes disfrutan de grandes aventuras. Y es que en Wild Canyon podrás practicar bungee, cuatrimoto sobre un enorme puente colgante, andar en camellos o ver los animales silvestres que tienen en su reserva.

El columpio en Los Cabos.
Foto: wildcanyon.com.mx

Pero el atractivo principal del parque es el sling swinger. Así es como se conoce al columpio en Los Cabos que ahogará tus gritos con el subidón de adrenalina que tiene para ti. El paseo, aunque implica una gran cantidad de emociones, es muy suave, estimulante y puede hacerse solo o con un acompañante. Nunca olvidarás la sensación de libertad que sentirás al volar por el cañón.

El espectacular columpio en Los Cabos

Antes de subir a este columpio en Los Cabos el personal del parque te proporciona el equipo apropiado para evitar accidentes. Todo es muy seguro pues además recibes instrucciones detalladas sobre cómo realizar esta actividad y disfrutarla al máximo. Después, tomarás un teleférico hasta el centro del cañón El Tule, donde está la góndola con piso de cristal que soporta al columpio.

Columpio en Los Cabos.
Foto: loscabospassport.com

La vista es imponente: paredes de tonos rojizos, el verde de las palmeras y las cactáceas que tapizan el suelo. Sentirás que estás suspendido en el aire. En este momento te conectan a la barra oscilante y te liberan. Escuchas el conteo del guía y segundos después estás meciéndote, intentando gritar de emoción. La manera en que estás sujeto te da la tentación de estar sentado en el aire, volando sobre el temido cañón a 120 metros de altura.

El viento en tu cara y la intensa sensación de caída son solo la mitad de la diversión que este columpio en Los Cabos tiene para ti. Nunca olvidarás su sensación de libertad y, seguramente, querrás regresar para poder vivir la experiencia nuevamente.

Foto de portada: wildcanyon.com.mx

Continúa leyendo: Cerro del Gallego, el mirador más alto de México