Ya sea por su impresionante infraestructura o por su contenido en información, la Biblioteca Pública de Jalisco está al nivel de las bibliotecas más destacadas en el mundo. Este es un espacio social y de información capaz de satisfacer las necesidades de todos sus visitantes con sus múltiples servicios, además de su valioso acervo cultural. Un lugar que todos deberían conocer, incluso si es por la curiosidad que despierta la polémica en torno a su diseño.

Biblioteca Pública de Jalisco.
Foto: centrocultural.org.mx

La Biblioteca Pública de Jalisco

La Biblioteca Pública de Jalisco tiene poco más de 2 millones de libros y documentos para saciar a los hambrientos de conocimiento. Cuenta con aproximadamente 400 mil documentos históricos que reúnen 500 años de historia del occidente y noreste de México y suroeste de Estados Unidos. La mayoría corresponden a los archivos de la Nueva Galicia y al Archivo de la Real Audiencia de Guadalajara. Aquí vivirás un auténtico viaje al pasado.

Foto: Gramho

Además, tiene 11 títulos incunables que datan de entre los años 1450 y 1500, una colección de lenguas indígenas y la colección privada de Jorge Álvarez del Castillo, uno de los bibliófilos más importantes de México. La Biblioteca Pública de Jalisco también ofrece talleres, actividades tecnológicas y exposiciones. Asimismo, en la planta baja alberga la Librería Carlos Fuentes, una de las más grandes de México. Aun con todo esto, esta biblioteca dio el gran salto a la fama por su diseño, particularmente atractivo y lleno de controversia.

¿Plagio en el diseño?

La Biblioteca Pública de Jalisco abrió sus puertas el 8 de octubre del 2012. Desde que el proyecto se dio a conocer meses antes, desató gran polémica por un presunto plagio. Resulta que el diseño de la fachada es similar al del Centro Harvey B. Gantt para las Artes y la Cultura Afroamericana en Charlotte, Carolina del Norte.

Foto: udg.mx

Federico González Martínez fue el arquitecto que se encargó del diseño de la biblioteca en Jalisco. Siempre ha defendido su trabajo ante la polémica. Ha dicho que desconocía la existencia del edificio con el que comparan su obra y que todo se trata de una coincidencia. Incluso, asegura que comenzó a trabajar en la propuesta para la Biblioteca Pública de Jalisco un año antes de que se inaugurara el edificio en Charlotte.

González Martínez asegura que la inspiración para la fachada de la biblioteca es la Colección de las Lenguas Indígenas. Así, en cada uno de los edificios que integran el inmueble destacan las lenguas indígenas. En el primero, las líneas diagonales muestran cinco lenguas muertas y en el segundo están las 17 que aún se hablan en México.

Foto de portada: hunterdouglas.com.mx

Continúa leyendo: No es Canadá, es el bosque de maple en Talpa