El enigma del Mirador Copa del Sol en Costa Careyes

10 Shares
10
0
0

Costa Careyes no es solo un lugar de maravillas naturales, es también un territorio de encuentros espirituales. Cautiva los sentidos y el alma de aquellos que lo visitan, pues es un sitio que inunda de paz e inspiración especialmente por el papel esencial que aquí juega el arte. Sus instalaciones artísticas convierten a la playa en un paisaje surrealista, como ocurre con el Mirador Copa del Sol.

Costa Careyes y el Mirador Copa del Sol

Costa Careyes nació en un territorio virgen ubicado entre Manzanillo y Puerto Vallarta, a partir de la visión del banquero italiano Gian Franco Brignone. Desde 1974, este espacio mágico se convirtió un refugio para la naturaleza y la cultura, pues ha dedicado gran parte de su existencia al apoyo de las condiciones artísticas. A partir de estas condiciones surgieron maravillas arquitectónicas que rompen con todo lo convencional en las playas mexicanas. Una de ellas es, precisamente, el Mirador Copa del Sol.

Foto: Pinterest

El Mirador Copa del Sol se encuentra en Punta Farallón, un acantilado al que se llega después de caminar por una carretera de terracería que bordea Playa Teopa. 480 toneladas de concreto y acero forman esta media esfera de 27 metros de diámetro, a la que se sube por una raquítica escalera echa de tronco. Se alza por el mar a ambos lados. Frente está el Pacífico en todo su esplendor, con sus olas furiosas rompiendo contra los riscos que se encuentran unos metros abajo.

Metáfora de la vida

El espectáculo en el Mirador Copa del Sol es impresionante y no solo por el increíble paisaje que ofrece. Durante la puesta del sol, cuando el horizonte se tiñe de rojo, el sol se pone en ángulo recto y parece que está cayendo directamente en la Copa. Este Mirador Copa del Sol fue construido como un homenaje a la mujer y a la fertilidad, pues el sol es metáfora de la vida, y la mujer lleva vida dentro de sí misma. Su tamaño es abrumador y su experiencia única.

Mirador Copa del Sol.
Foto: pinterest.com.mx

No hay nada como llegar a su cima y caminar alrededor de su circunferencia durante el atardecer. Después, hay que ingresar al enorme tazón y dejarse llevar por el ruido de los aleteos de las aves que vuelan sobre ti. Sin lugar a dudas, el poder de esta estructura te ayudará a conectarte contigo mismo. Puedes estar seguro que el Mirador Copa del Sol se convertirá en tu lugar favorito dentro de Costa Careyes.

Foto de portada: Twitter

Continúa leyendo: Cristo del Sagrado Corazón, guardián de Rosarito

Te puede interesar