Se dice que hace varios años atrás, existía un naranjo junto al camino que lleva a la Ciudad del Maíz. El tiempo ha caminado y el colorido árbol ya no está, sin embargo, el nombre quedó grabado en esta región al noreste del estado de San Luis Potosí. Un verdadero palacio de cascadas, arroyos, bosques y todas las riquezas de la Huasteca Potosina. Bienvenidos a El Naranjo, el lugar que se convertirá en tu próxima aventura.

Enclave de maravillas

Reconocido como uno de los municipios más jóvenes del estado, El Naranjo se convirtió rápidamente en un destino asediado por amantes al ecoturismo de todo el mundo. La razón, una sola: las maravillas naturales que encierra entre sus grandes árboles y colinas verdes. Blindado por la hermosura de la Sierra Madre Oriental, esta zona cuenta con un envidiable clima y ecosistema único.

El NaranjoUna de las primeras maravillas que resaltan es la cascada de El Salto. Esta imponente caída, de 70 metros de altura, alimenta a una serie de pozas a sus pies creando un paraíso de tintes verdes y azules. Durante la época de lluvias, el espectáculo se vuelve doblemente agradable gracias a la enorme cantidad de agua que corre por todo el lugar. Unos kilómetros adelante, se encuentra otro gigante llamado El Meco. Este se distingue por poseer una caída de 35 metros que únicamente puedes observar y descansar a sus alrededores ya que su río es peligroso.

El Meco

Continuar leyendo: 7 escapadas por San Luis Potosí en un fin de semana

Donde caen los ríos

Llegando a los límites de la zona, te encontrarás con Minas Viejas. Estas dos cascadas tiene una altura de 50 metros formando una poza turquesa a sus pies. A sus alrededores, tendrás la oportunidad de nadar, e incluso hacer rafting para los más arriesgados. No te olvides de visitar la laguna de los Patos y disfrutar de un apacible día de campo.

Minas ViejasAl ser una de las zonas más visitadas de San Luis Potosí, El Naranjo cuenta con una gran cantidad de cabañas y hoteles a sus alrededores. Podrás encontrar todo tipo de hospedaje de acuerdo a tu preferencia. De igual manera, existen otras actividades como ciclismo de montaña y rápel que disfrutarás con total seguridad.

El NaranjoNo te vayas sin probar algo de la estupenda gastronomía que se encuentra a los alrededores como los cabuches, el asado de boda, el zacahuil, los tacos potosinos de queso o pollo y el fiambre potosino. El Naranjo no es destino de horas. Es un lugar que debe disfrutarse de inicio a fin sin pensar en nada más. Sólo en gozar de la belleza de la Huasteca Potosina.