Sobre la calle de Dr. Hernández Macías # 7, en el Centro de San Miguel de Allende, Guanajuato, hay un increíble sitio. Se trata de un bello inmueble del siglo XVIII que se ha convertido en el principal centro creativo guanajuatense. Nos referimos al Centro Cultural Ignacio Ramírez El Nigromante, que también forma parte del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El Nigromante y su historia

El Nigromante

El Nigromante, como es popularmente conocido, comenzó como un convento concepcionista construido en 1755 por el arquitecto Francisco Martínez Gudiño. Fue levantado para las Hermanas de la Concepción, quienes todavía tienen su residencia en el edificio contiguo a este lugar. Si bien su construcción comenzó en el año ya mencionado, tardaría diez años en ser finalizado, hasta el año 1765.

El Nigromante

La fundadora del actual edificio fue la hermana conocida como sor María Josefa Lina de la Canal y Hervás. El convento se mantuvo en operaciones hasta las Leyes de Reforma, cuando pasó a dejar de ser propiedad del gobierno. En 1937 fue transformada en una escuela de bellas artes y en 1968 surge el Centro Cultural Ignacio Ramírez El Nigromante.

¿Qué ver y hacer aquí?

Ahora, El Nigromante es un verdadero tesoro cultural, poseyendo murales pintados por David Alfaro Siqueiros, Eleonor Cohen y Pedro Martínez. Es también reconocido por su contribución a la generación de nuevos talentos artísticos en distintas ramas de las bellas artes. Se sabe que muralistas como Diego Rivera y José Clemente Orozco pasaron por sus pasillos, mientras que Siqueiros fue profesor.

El Nigromante

Finalmente, en el Centro Cultural Ignacio Ramírez El Nigromante se puede participar en varios talleres artísticos impartidos por la institución. Específicamente, se imparten talleres de guitarra, solfeo, piano, cerámica, textiles, dibujo de figura humana; así como cursos y diplomados diversos. Y en su recinto se realizan presentaciones de teatro, así como conciertos, un festival de títeres y muchas actividades más en San Miguel de Allende.