El santuario de los pumas en Actopan, Hidalgo

La aparición de un ganado muerto en 2017, en los alrededores del municipio de Actopan, no fue tomado a la ligera. Pero lejos de creer que el causante o causantes podría ser parte de una de las tantas leyendas locales, la realidad fue otra: se trataba de un grupo de pumas que se habían asentado a la zona. Este hecho, contrario a convertirse en una amenaza, se transformó en lo que hoy conocemos como el santuario de los pumas en Hidalgo.

Salvajes y esplendorosos

Antes de su descubrimiento, y a partir del ataque, autoridades ambientalistas decidieron colocar cámaras infrarrojas para detectar movimientos. Gracias a estas medidas, fue como se localizaron a un par de pumas. La primera medida para la conservación de esta especie, y así evitar más ataques a ganados, fue liberar a diversos ejemplares de venados cola blanca. La reinserción tenía como función equilibrar el ecosistema.  

puma caminando en actopan
Foto: milenio.com

Posteriormente, se puso en marcha una campaña de información para evitar la caza de este mamífero, endémico de la zona de Actopan, y que se encuentra en vías de extinción. Este tipo de medidas dieron como resultado la creación del Corredor Biológico de Actopan, Hidalgo, un espacio natural, ya existente, que se potenció con la aparición de estos animales.

puma observando su objetivo
Foto: vanguardia.com

Refugio entre montañas

Aunque para muchos podría parecernos extraña la aparición de un puma en esta zona del país, lo cierto es que es más común de lo normal. Esto se debe principalmente a que esta especie se puede adaptar a una gran cantidad de ecosistemas que van desde las montañas hasta el desierto. En México se pueden encontrar desde Yucatán hasta los bosques de Chihuahua. Una de sus grandes características es su enorme cola, la cual equivale a una tercera parte de su tamaño.

venados cola blanca corriendo por el corredor biologico de actopan
Foto: criterio.hidalgo.com

Tiene un pelaje de tono marrón, el cual varía dependiendo del lugar que habite. Otra característica de los pumas es que no rugen, pero suelen ronronear. Es importante señalar que estos grandes felinos no son una amenaza para los humanos, sin embargo, se recomienda no acercarse a ellos ni molestarlos. En la Sierra Fría de Aguascalientes y la Reserva de la Biosfera Bolsón de Mapimí, existen zonas donde se pueden observar pumas, con sus debidas medidas de seguridad.

puma observando su objetivo
Foto: lasillarota.com

Actualmente, el santuario de los pumas en Actopan ha tenido buenos resultados. Esto ya que se han añadido dos cachorros al pequeño grupo. De igual manera, la reinserción del venado cola blanca fue exitosa ya que desde 2018, no han habido ataques hacia ellos por parte de los pumas. De acuerdo con diversos especialistas, el corredor hidalguense será clave para salvar a estos felinos y preservar su existencia en la zona centro de México.

Foto de portada: nationalgeographic.com

Continuar leyendo: Chihuahua y Coahuila, refugios del bisonte americano