Desgraciadamente, muchas veces nos dejamos llevar por estereotipos e ideas preconcebidas en lugar de tomarnos el tiempo de conocer algo más a fondo. Tal es el caso cuando muchos de nosotros pensamos en una ciudad como Zacatecas y lo primero que nos viene a la mente es que sólo es un lugar minero. Pues, a continuación, te presentamos algunas cosas que te comprobarán que en Zacatecas hay muchas más cosas que sólo minas.

No por nada esta capital estatal fue declarada como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO. Tanto su arquitectura virreinal como la traza de la ciudad misma fueron los factores determinantes para este honor. En específico, puedes admirar muchas de las fachadas de sus edificios que están cubiertas en cantera rosa, algo que se ve espectacular si te subes a su teleférico para admirar desde arriba.

Zacatecas, Patrimonio Cultural de la Humanidad

La Catedral de Zacatecas es uno de los destinos turísticos obligados a los que debes ir. También debes recorrer este lugar a pie, pues en muchas de sus calles encontrarás callejones, cada uno con su propia leyenda.  Tal es el caso del callejón del indio triste, donde cuentan los locales que vivió Xólotl, señor de Pánuco, quien sentía un obsesivo amor por Xúchitl, la última princesa chichimeca. Otros callejones de mucho renombre son el de Mantequilla, Gallos, Merceditas, San Francisco, Santero, Mono Prieto, Tenorio y Resbalón.

También se encuentra en medio de dos atractivos naturales: el Cerro de la Bufa y el Cerro del Grillo, siendo un lugar excelente para practicar diferentes actividades de ecoturismo. Además, la cantidad de museos y parques en su interior –como la zona arqueológica La Quemada, el Museo de Guadalupe, el Museo de Arte Abstracto, el acueducto y más– hacen de Zacatecas una verdadera joya que descubrir, por lo que no debes perdértela.