Al viajar al Pueblo Mágico de Parras de la Fuente, en el estado de Coahuila, veremos que hay más que excelentes viñedos. Es también un sitio en donde la pureza de la naturaleza es canalizada para crear un atractivo ecoturístico. Nos referimos al llamado Estanque de la Luz, del cual te platicaremos más para que lo conozcas un poco mejor.

¿Qué es el Estanque de la Luz?

Estanque de la Luz

El Estanque de la Luz es, como su nombre indica, un cuerpo de agua que adorna a este Pueblo Mágico. Pero la diferencia con muchos del país es que sus aguas se alimentan directamente de manantiales, dándole una pureza única. Es esta característica la que lo ha convertido en el balneario público más visitado y popular de este pequeño lugar.

Estanque de la Luz

Los orígenes del Estanque de la Luz se remontan a 1888, año en que fue fundado en este Pueblo Mágico. Ese año se acondicionó como alberca, una absolutamente libre de químicos debido a la fuente de manantiales que ya mencionamos. En total, tiene una profundidad de tres metros, por lo que si llevas niños o no sabes nadar, se recomienda ir acompañado.

Diversión para toda la familia

Estanque de la Luz

En la actualidad, el Estanque de la Luz se encuentra a los pies de la Iglesia del Santo Madero. Esta figura es el patrono protector de los ciudadanos de Parras de la Fuente, siendo una figura simbólica importante. Regresando al tema original, este balneario con numerosas palapas, bancas y asadores para así fomentar la sana diversión en familia.

Estanque de la Luz

Debido a que es administrado por el Ayuntamiento, el Estanque de la Luz tiene horas de entrada y de salida. Abre de lunes a domingo de 08:00 a 19:00 horas y tiene un costo de entrada de apenas 30 pesos. Así que ven a disfrutar de sus cristalinas aguas y de la frondosa vegetación que rodea a este increíble lugar.

 

Continuar leyendo: Lo que esconde Parras de la Fuente