Irving Cano es un graffitero profesional, originario de Oaxaca, que ha logrado despuntar en el mundo del arte. En cada de uno de los murales que ha realizado, exalta las raíces zapotecas que corren por sus venas. Colores, elementos regionales e idiosincráticos, forman parte de los elementos que componen su obra. Y ha sido este estilo tan particular lo que lo llevará hasta el mismísimo Dubái.

irving dubai

El graffitero autodidacta

Cuando tenía 17 años, el originario de Santa María Xadani –localidad cercana a Juchitán– se inició en el graffiti. Luego de ver el trabajo que algunos artistas hicieron con aerosol durante un festival local, quedaría impactado. Esta fue la primera vez que tenía contacto con algo que, hasta entonces, era considerado como algo ilegal.

Pronto se vería inmerso en la agrupación Área 971, conformada por graffiteros de Juchitán. Con el tiempo, ésta se transformó en Colectivo Chiquitraca. A su vez, el grupo buscaría la manera de exaltar los valores y personajes importantes de los pueblos zapotecas.

El hoy reconocido graffitero zapoteca reconoce nunca haber tomado un curso para mejorar su técnica. Asegura que todo fue de manera autodidacta, razón por la que su estilo logra impactar tanto. La familia del oaxaqueño no se dedica al arte, Irving es el primero que decide convertirse en artista.

irving cano graffitero

El proyecto en Dubái

Hace aproximadamente un año, Irving Cano conoció a un grupo de artistas de diferentes países en la Ciudad de México. Uno de ellos alabó sus dones, exaltando sobre todo que se trataba de un artista autodidacta. Fue este mismo quien le invitó a colaborar en este proyecto que se realizará en Dubái.

Dicho proyecto consistirá en llevar a cabo un mural de 500 metros de largo por diez de ancho. El trabajo se realizará en colectivo, por lo que el graffitero trabajará con otros seis artistas. Cada uno de ellos fue elegido porque representan dignamente a propias sus culturas.

Deberán representar a la cultura árabe, tal como si se tratara de su propia. Por esta razón, el graffitero dejará atrás su paleta de colores para dar paso a una más sobria. Así, serán los tonos arena y los colores típicos de los turbantes los que se apoderen del trabajo de este hombre zapoteco.

irving cano 01