Ubicado a unos 3.5 kilómetros del Pueblo Mágico de Tulum, el Gran Cenote es diferente al resto de las grandes maravillas de la Península de Yucatán. Sus aguas son tan claras como un cielo despejado y sus profundidades son un mundo nuevo e inmenso que descubrir. Es sin duda uno de los rincones más ocultos de todo México que debes visitar en cuanto antes.

El rey del inframundo

Sobre la carretera que lleva hacia las impresionantes ruinas de Cobá, el Gran Cenote estableció su dominio hace miles de años. Su extraordinaria forma que se clava en lo más profundo del territorio maya le ha dado una fama internacional. La misma que atrae a aficionados al buceo de todo el mundo.

Gran Cenote

Continuar leyendo: Cenote Zací, la naturaleza te llama

El Gran Cenote cuenta con una profundidad de 10 metros y tiene la peculiaridad de poder nadarse por diversos túneles entre las diferentes entradas al cenote. Cada tramo exterior se encuentra rodeado de una poderosa naturaleza que abraza y conquista al mismo tiempo con cada mirada.

Gran Cenote

A pesar de la benevolencia de sus aguas, el mayor secreto del Gran Cenote se encuentra muchos metros abajo. Miles de buzos alrededor del mundo han llegado hasta aquí para ser parte de un mundo oculto compuesto por formaciones rocosas y secretos marinos. La forma circular de este rincón permite la fácil inmersión que puede tomar alrededor de una hora.

Gran Cenote

A las fueras de este maravilloso sitio se encuentran todas las comodidades necesarias para los visitante: baños, regaderas, cambiadores, alquiler de chaleco, restaurantes, artesanías, entre otros. Está abierto de 8 a 17 horas todos los días. El precio de entrada es de 180 pesos por personas más la renta del equipo de snorkel o chaleco salvavidas. No te pierdas de este esplendoroso lugar rodeado de la magia maya y las maravillas de la naturaleza. El perfecto sitio para purificar almas y cuerpos en aguas ancestrales.