Dentro del Desierto Sonorense se esconde la Reserva de la Biósfera El Pinacate, que a su vez alberga a una maravilla natural: el Gran Desierto de Altar.

Desierto de Altar en Pinacate

México es un país caracterizado por sus exóticos paisajes naturales, que van desde frondosas selvas hasta blancas playas. El Norte también goza de esta característica con su gran tierra semiárida y uno de sus tesoros de particular belleza es el Gran Desierto de Altar en la Reserva de la Biósfera El Pinacate, una de las joyas del estado de Sonora.

En caso de querer visitar, lo más recomendable sería hospedarse en el pueblo Puerto Peñasco, el cual es el más cercano a este lugar que debajo de su arena alberga una gran cantidad de vida, con distintas especies endémicas de flora y fauna que son dignas de admirarse.

Gran Desierto de Altar

La reserva en sí se encuentra dentro del Desierto Sonorense, que cubre en parte a los estados de SonoraBaja California y Baja California Sur en nuestro país, al igual que Arizona y California en Estados Unidos. En la biósfera  –cuya extensión es de 7, 146 km2– se encuentran los Picos del Pinacate, una formación de picos volcánicos y conos de ceniza que rodean al Desierto de Altar.

Dicho desierto se caracteriza por ser un lugar casi mágico, pues si bien a simple vista parece un lugar desolado, es el hogar de cráteres gigantes tipo Maar, además de 540 plantas únicas, 200 tipos de aves, más de 40 mamíferos y más. Es tanta su importancia que hace más de 20 mil años los Tohono O’odham lo consideraban un lugar de especial importancia, pues creían que aquí se originó la creación de todo.

Así que descubre lo mágico del Gran Desierto de Altar y la Reserva de la Biósfera El Pinacate, donde la magia se esconde debajo de la arena.