Con una forma de aleta y una altura de 330 metros, El Hotel Ryugyong, en Corea del Norte, es el hotel olvidado más alto del mundo.

Hotel Ryugyong

Si bien es común escuchar de localidades alrededor del mundo que fueron abandonadas por sus habitantes a lo largo del tiempo, y que –por esta condición– actualmente son denominadas “pueblos fantasmas”, suena un tanto inexplicable imaginar que un prometedor hotel sufriera un total olvido dejándolo en obra negra por muchísimos años.

En el año de 1987Kim Il-sung, el abuelo del actual Líder Supremo de Corea del Norte, ordenó la construcción de un edificio de 105 pisos para acoger el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en 1989; sin embargo, el proyecto no fue concluido para esa fecha ni para ninguna otra, ya que en 1992 la edificación de este  centro de descanso se suspendió debido a la crisis económica de este país tras el desplome de la Unión Soviética.

Hotel Ryugyong Corea del Norte

 

Con una forma de aleta y una altura de 330 metros, El Hotel Ryugyong –el cual pretendía ser el exponente arquitectónico más importante de Corea del Norte– es el  hotel abandonado más alto del mundo, ya que no ha sido inaugurado tras 28 años  desde los comienzos de su construcción.  El costo aproximado es de 750 millones de dólares.

En 2008 el proyecto fue retomado con fecha de apertura en 2012, y sería la empresa hotelera alemana Kempinski la encargada de gestionar el renovado hotel con capacidad para 3 mil habitaciones, 7 restaurantes giratorios, casinos y clubes nocturnos; sin embargo, los conflictos políticos internacionales en los que está involucrado Corea del Norte han llevado al Hotel Ryugyong a postergar de nueva cuenta su inauguración.

A esperar, total… hay más tiempo que vida.