Parece un túnel sin destino donde detenerse. El ojo fosforescente que vigila el fin de la Tierra. Quizá molesta o enojada, el lugar más remoto pintado de aguas fosforescentes que parecen llevarte a otro mundo. Pareciera que sentarte aquí, te apartará del exterior y no dejará que el tiempo camine. Es el cráter del volcán Chichonal, un bello agujero negro en Chiapas.

El guardián del sur

El volcán Chichonal se encuentra a unos 25 kilómetros de Pichucalco y a unos 75 kilómetros de Villahermosa, Tabasco como de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Fue descubierto en el año de 1923 por el geólogo alemán Federico K. Mulleriend. Antes de la catastrófica erupción en 1982, el volcán tenía altitud de 1260 metros sobre el nivel del mar.

Vista del cráter del volcán ChichonalNi en los sueños más arrojados del pintor Gerardo Murillo Dr. Atl, se podía concebir al Chichonal. Su figura fue formada por los dioses quienes le dieron el poder de cimbrar a la Tierra. En el año de 1982, este guardián de las montañas, desató su furia y afectó a la vida zoque. Más de 20 mil personas fueron afectadas por la erupción que días antes fue presagiada en los sueños de los pobladores.

Vista del cráter del volcán ChichonalHoy en día, y con las trágicas memorias en su haber, el volcán Chichonal es uno de los lugares más visitados por aventureros extremos. Su psicodélico cráter es el responsable de atraer a toda una población de buscadores de tesoros naturales. El volcán continúa arrojando cenizas y gases (sobre todo ácido sulfúrico)  a niveles muy altos de la atmósfera, sin embargo esto no tiene ningún tipo de peligro para los turistas.

Persona contemplando el cráter del volcán ChichonalPara llegar hasta el volcán Chichonal tienes que arribar en autobús o auto particular al pueblo de Pichucalco, Chiapas. Esto puede ser desde Villahermosa, Tabasco o San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Una vez en el lugar, existen diversos tours que te llevarán hasta el cráter.

Continuar leyendo: El Pico de Orizaba, la cima más alta de México