Cada invierno cientos de pelícanos blancos viajan miles de kilómetros desde Canadá para refugiarse
Cada invierno cientos de pelícanos blancos viajan miles de kilómetros desde Canadá para refugiarse en las cálidas aguas del Lago de Chapala. Entre noviembre y marzo, estas blancas aves hacen de la isla de Petatán, ubicada en la zona limítrofe de Jalisco y Michoacán, su increíble hogar.

Foto: Chumato Cojumatlan de Regules Michoacan

Encuentro cercano con el pelícano borregón

La pureza de las plumas de los pelícanos y el brillante color amarillo de sus picos brillantes se convierten en un espectáculo natural. Quienes acuden a descansar a la orilla del vaso lacustre más grande de México pueden ver a estas aves buscando su comida, acicalando su plumaje o desplazándose de un lado a otro sobre las aguas. Desde la distancia es difícil creer la gran cantidad de pelícanos que se pueden observar. Parecen una mancha blanca o un rebaño grande de borregos. De hecho, de ahí viene el nombre que le dan con cariño en la isla de Petatán.

Foto: mimorelia.com

El pelícano borregón está considerado una de las aves más grandes de Norteamérica. Puede alcanzar los 15 kilos y una envergadura de 2.9 metros. Aunque no es una especie en peligro de extinción, su conservación es prioritaria por la migración que realiza. Se desplaza en grandes parvadas que después se dispensan a lo largo de la ribera de Chapala. La mayoría elige la isla de Petatán, donde se encuentra el santuario y parque natural que protege a estos animales.

Isla de Petatán, espectáculo natural

Los habitantes de la isla de Petatán creen que las aves escogieron este lugar por el festín de pescado a su disposición. En el pueblo existen varias cooperativas de pescadores que a diario limpian y separan los restos del pescado. Los pelícanos se alimentan con este desperdicio que puede llegar a ser de diez toneladas. Es curiosos ver a las enormes parvadas tambaleándose de un lado a otro en busca de este alimento.

Sin duda, los amantes de la naturaleza encontrarán en la isla de Petatán la oportunidad de vivir una experiencia inolvidable. Basta con imaginarse la gran cantidad de aves de blanco plumaje que pueden verse. En el lago se han podido avistar diferentes colonias que, juntas, concentran hasta 20 mil ejemplares solo por temporada. Al atardecer todos se reúnen ante el sol del crepúsculo y forman un espectáculo único que tienes que ver con tus propios ojos.

Continúa leyendo: San Quintín, el nuevo municipio de Baja California

Foto de portada: granturismomexico.com