Existen muchos sitios a lo largo de México que guardan en su interior un aire especial, imposible de poder imitar. Uno de ellos se encuentra en el estado de Nayarit, en una pequeña isla que parece detenida en el tiempo. Nos referimos a la Isla de Mexcaltitán, una localidad del municipio de Santiago Ixcuintla, con casas de colores y techo de adobo.

Los orígenes de Mexcaltitán

Isla de Mexcaltitán

En algún tiempo, se pensó que la Isla de Mexcaltitán fue el asiento de Aztlán, de importancia prehispánica. Se creía que este lugar era el lugar de origen de los mexicas, es decir, la cuna de la mexicaneidad. Sin embargo, esta teoría se encuentra ya descartada, pero eso no significa que su magia se haya desaparecido por ello.

Isla de Mexcaltitán

El nombre de la Isla de Mexcaltitán proviene del náhuatl, siendo una combinación de dos vocablos aglutinados para un significado. Mexcal proviene de la palabra náhuatl mexcalli, que se traduce al español como “mezcal”, la popular bebida tradicional del país. Titlán, por su parte, significa “riqueza” o “abundancia”, aunque otros afirman que éste significa “en la casa de la luna”.

Qué ver y hacer

En este lugar, también conocido como Mexcaltitán de Uribe, existe una Zona de Monumentos Históricos dignos para visitar y conocer. Es un lugar particularmente especial en época de lluvias, pues sus calles se inundan y deben ser transitadas en lancha. Es por el hecho de que se asemeja a cierta ciudad de Italia que la nombran la Venecia de México.

En la Isla de Mexcaltitán podrás encontrar algunas recetas prehispánicas para comer, como el taxtihili, hecho con camarón, maíz y especias. Al ser la pesca su principal sustento, los frutos de mar son una parte importante de su deliciosa dieta. Finalmente, podrás encontrar artesanías fabricadas con elementos marinos, destacando las barcinas –contenedores de camarón seco hechos de tela de manta entretejida y cosida con hilaza–.

 

Continuar leyendo: Disfruta de la comida típica de Nayarit