Esta es la historia de Kyle Maynard, un ciudadano estadounidense que ha cobrado gran relevancia a nivel mundial. Debido a un trastorno genético poco común nació sin piernas ni brazos. A este padecimiento se le conoce como amputación congénita. Sin embargo, esta no es la causa por la que su nombre se ha hecho famoso. Más bien, ha sido su fuerza y pasión por la vida lo que le ha llevado a conquistar las redes sociales y al mundo entero.

Kyle Maynard, el luchador

A pesar de su condición, Kyle Maynard nunca se ha detenido. Desde muy pequeño mostró interés en la práctica de deportes de alto rendimiento. Así, se vio envuelto en el mundo del yudo y el futbol americano. Más tarde, desarrolló un gusto por el levantamiento de pesas, aunque su pasión realmente es otra. Se trata de la lucha, un deporte de contacto que requiere gran fuerza y destreza no sólo física sino también mental.

Aún sin codos ni rodillas, logró participar en el Campeonato de Lucha de la Escuela Superior de Georgia en el año 2014. Para el momento de su graduación, Kyle Maynard ya había acumulado 35 victorias y sólo 15 derrotas. De esta manera, fue reconocido también como El mejor atleta con discapacidad, gracias al premio ESPY.

Todo lo anterior lo llevó a escribir un libro que ha sido todo un éxito. Se trata de Sin Excusas: La impresionante historia de cómo un amputado congénito ha llegado a ser un deportista y campeón en la vida. Cabe señalar que además, Kyle Maynard está graduado en Periodismo por la Universidad de Georgia.

Monte Kilimanjaro: el gran reto de Kyle

En 2011, Kyle Maynard anunció una de sus grandes metas a cumplir. Estaba planeando escalar el Monte Kilimanjaro sin la ayuda de prótesis alguna. Para ello, durante años estuvo entrenando en diferentes locaciones de los Estados Unidos, incluyendo Georgia, Colorado y Arizona. Cabe señalar que el único soporte que usó fueron unas mangas especiales hechas con neumáticos de bicicletas.

Finalmente obtuvo el apoyo de Orthotic Specialists, quienes diseñaron protecciones especiales para que Kyle pudiera ascender. A esta misión se le sumaron algunos veteranos de guerra estadounidenses. En conjunto, lograron escalar el pico más alto del continente africano, el Monte Kilimanjaro. Cabe señalar que Kyle Maynard subió sin ayuda de nadie y que durante todo el trayecto gateó hasta conseguir la cima.

De esta forma Kyle Maynard se convirtió en el primer amputado cuádruple en lograr ascender por este monte en 2012. Su hazaña lo convirtió nuevamente en el acreedor del premio ESPY de ese año. Además, con esta acción logró reunir fondos para la educación de niños ciegos en Tanzania. Y finalmente, Kyle Maynard ha sido reconocido por el mundo entero como uno de los aventureros con el espíritu más fuerte y noble de este mundo. ¿Te sirvió de inspiración esta historia? ¡No dudes en hacérnoslo saber!