Compuesto por un espacio de apenas 120 metros de largo, este pequeño paraíso parece difícil de imaginar. Su nombre es La Boquilla, la hermosa playa de Oaxaca que ofrece más que una profunda calma y paz sin igual: un lugar donde desconectarse de todo, absolutamente todo. Conoce más de este pequeño palacio de placeres y atrévete a disfrutar de sus aguas templadas, tonalidades verdiazules y arenas tan suaves como la piel misma.

Sitio de inmensa calma

Por su apartada ubicación, a La Boquilla no llegan todos. Muchos prefieren evitar los largos trayectos y asentarse en playas más concurridas y populares. Este es el mejor tesoro del lugar: su adorable anonimato. Salvo en temporadas vacacionales, este rincón ubicado a unos 10 kilómetros de Puerto Ángel, es un secreto bien conservado por la naturaleza y las grandes montañas de las costas oaxaqueñas.

La Boquilla

Gracias a sus pequeñas dimensiones, La Boquilla es un perfecto lugar de intimidades. La única huella de humanidad es un pequeño hotel ecológico llamado Hotel Bahía de Luna. Aquí encontrarás diversas casitas pintorescas donde disfrutarás la mejor vista de toda la bahía.

La Boquilla

Continuar leyendo: 8 bahías en Oaxaca que debes conocer

La poca profundidad de sus aguas son excelentes para nadar y practicar esnórquel. Sin embargo, al tratarse de un lugar sumamente rústico, deberás traer tu propio equipo para realizar ambas actividades. La tranquilidad que gobierna sobre esta playa son ideales para practicar yoga o disfrutar de una estupenda cena a la luz de las velas y con el mar de frente. Al final de todo, no hay mejor plan que meterte al agua, secarte al sol mientras te dejas abrazar por la suavidad de la arena.

La Boquilla

Para llegar hasta La Boquilla es necesario viajar en lancha desde Puerto Ángel. De igual manera, se puede arribar en auto partiendo desde Puerto Ángel hasta la comunidad de Arroyo Cruz. Llegando hasta ese punto, encontrarás las señalizaciones hacia La Boquilla.