Entre las inabarcables e infinitas zonas arqueológicas que componen el pasado maya, Labná ha logrado subsistir y resplandecer más que nunca. Y aunque no hablemos del área más extensa de Yucatán y sus alrededores, podemos afirmar que es un lugar singular, con sus propias características e historias que hacen más grande su existencia.

Casa de espíritus

Labná es una palabra compuesta por dos vocablos mayas que significa “casa vieja o abandonada”. Se sabe que la zona, ubicada al suroeste de Yucatán, nació durante el año 200 a.C., sin embargo, su época de resplandor abarcó desde el año 800 al 1000 d.C. Debido a su reducido tamaño, no más de 2 km2, Labná permaneció bajo el dominio de algún sitio con mayor estatus o infraestructura.

vista de labna
Foto: inah.gob.mx

Durante su época, los centros económicos y políticos más importantes fueron: Uxmal, Sayil y Kabah. Los 29 kilómetros de distancia que mantenía con Uxmal, arrojan que Labná pudo estar dominada por esta ciudad, además de pertenecer a la Región Puuc.

vista de el palacio en labna
Foto: playasmexico.com

Actualmente, Labná conserva diversas construcciones como El Palacio. Este edificio cuenta con dos pisos y es uno de los más grandes de toda la región Puuc. En la zona también se puede ver un sacbé, el cual es un camino ceremonial de piedra, que llega hasta la estructura más importante y espectacular de todo el sitio: El Arco. Este cuenta con una anchura de tres metros y una altura de seis metros. Se encuentra decorada mediante hermosos ornamentos donde destacan serpientes y casas de palmas. Una de las pruebas de la increíble arquitectura maya.

vista de el mirador de labna
Foto: tripadvisor.com

Una vez en Labná no olvides acercarte al mirador y admirar las figuras geométricas y el techo de cresestería. Está pequeña pero hermosa ciudad es un vivo testigo que la cultura de la península, tiene aun mucho por mostrar.

Tips: al visitar la zona, te recomendamos llevar suficiente agua, usar bloqueador solar y realizar el recorrido antes de mediodía.
Cómo llegar: puedes llegar a través de la carretera federal A14. Pasando por los poblados de Muna y Santa Elena, en el kilómetro 105, se toma una desviación que conduce al poblado de Cooperativa Emiliano Zapata, mejor conocida como la carretera de la Ruta Puuc, ya que a través de ella se accede a Sayil, Xlapak, Labná.

Foto de portada: yucatan.travel

Continuar leyendo: 6 lugares desconocidos en Yucatán que visitar