Desde tiempos inmemorables, la dalia ha sido parte del acontecer diario de este país. Su presencia nos ha acompañado a través del tiempo como un símbolo imperdible de la diversidad e identidad nacional. Y tal ha sido su alcance que hoy en día, esta hermosa flor mexicana engalana los jardines más espectaculares de Europa, Estados Unidos y muchos otros lugares del mundo. Pero aunque muchos no lo sepamos, esta especie silvestre tiene un único y especial origen: México.

La flor de un país

Durante la época prehispánica, la dahlia o dalia, era conocida como atlcotlixochitl, lo que significa “tallos huecos con agua”. También se le llamaba flor de camote o xicamiti debido a su raíz tuberosa o en forma de bulbos. Durante sus inicios, los aztecas la domesticaron, cultivaron, cruzaron y reprodujeron hasta crear una gran variedad de especies. Se cree que actualmente existen más de 40 especies de esta flor mexicana, las cuales 35 son endémicas de nuestro país.

agricultos sosteniendo bulbas de dalia
Foto: freepik.com photology19080

Tras la llegada de los españoles, la dalia fue igual de apreciada y estudiada por los europeos, por lo que rápidamente fueron enviadas semillas de la flor para su estudio en Europa. Uno de los envíos llegó hasta Antonio José de Cavanilles del Real Jardín Botánico de Madrid, quien fue el encargado de darle su actual nombre en honor del botánico sueco Anders Dahl.

cultivos de dalias
Foto: elblogdelatabla.com

La planta originaria de los bosques templados del sur y centro de México, se extendió por toda Europa, al grado de convertirse en un tesoro de las grandes cortes reales. Con el paso del tiempo, la dalia logró lo que pocos elementos del folclor e identidad mexicana han logrado: constituirse en la memoria y legado del país. Por ello, en 1963, el presidente Adolfo López Mateos designó a la dalia como la Flor Nacional de México.

Un México de colores

De acuerdo con diversos estudios, la dalia posee raíces en forma de camotes, los cuales son comestibles y medicinales. Sus flores se distinguen por contar con hasta 500 pétalos en algunos casos. Pueden existir variedades que van de los seis centímetros hasta los 30. Y si de colores hablamos, la dalia se defiende con mucho honor al contar con una gran variedad de tonalidades azules y verdes.

agricultora cultivando dalias
Foto: tecreview.tec.mx

Actualmente, la dalia se ha convertido también en un elemento de estudio debido a sus ricas propiedades. Investigaciones han arrojado que una de las características más importantes de la flor proviene de su tallo. Aquí se encuentran formaciones de tubérculos y camotes. Estos elementos son de suma importancia para combatir diversas enfermedades como la diabetes. Asimismo, el tallo cuenta con otros minerales como el fósforo, magnesio y calcio.

Producida principalmente en sitios como la CDMX, Tlaxcala, Nuevo León, Puebla y el Estado de México, la dalia es hoy en día, un símbolo trascendental de México. A tal grado que en 2007, la Sociedad Mexicana de la Dahlia, instauró el 4 de agosto como Día Nacional de la Dalia. Esto con el fin de promover el cuidado y cultivo de esta hermosa flor mexicana. Una prueba más de la importancia y legado que esta especie significa para todos los mexicanos.

Foto de portada: Rudy van de Leemput

Continuar leyendo: 10 flores que no sabías que eran mexicanas