Actualmente es el Museo Regional de Guanajuato y forma parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia, es decir, INAH. Sin embargo, su historia se remonta a antes y durante la Independencia de México, siendo un sitio de gran importancia. Nos referimos a la Alhóndiga de Granaditas, de la cual pasaremos a platicarte un poco más para que la conozcas.

La historia de la Alhóndiga de Granaditas

La construcción de la Alhóndiga de Granaditas comenzó en 1796 por orden del virrey Miguel de la Grúa Talamanca de Carini y Branciforte. El arquitecto fue José del Mazo y Avilés, quien fue el encargado del diseño del famoso inmueble. Los maestros a cargo de la  construcción de éste fueron Juan de Dios Trinidad Pérez y Francisco Ortiz de Castro.

Alhóndiga de Granaditas

Fue en el año 1809 cuando la Alhóndiga de Granaditas fue concluida y su función original era el almacenar granos. Sin embargo, esta función tuvo muy poco tiempo de vida, pues a los pocos meses fue tomada por los insurgentes. El 28 de septiembre de 1810, soldados e insurgentes comandados por Miguel Hidalgo e Ignacio Allende irrumpieron en el lugar.

Alhóndiga de Granaditas

Esta toma de la Alhóndiga de Granaditas es considerada más como una masacre de civiles que una batalla por independencia. Los independistas asesinaron no sólo a la escasa guardia de soldados virreinales que protegieron al lugar. También mataron a numerosas familias de civiles pertenecientes a la población de Guanajuato, al igual al militar español Juan Antonio de Riaño y Bárcena.

Génesis de historia mexicana

Aquí surge la leyenda de El Pipila, es decir, Juan José de los Reyes Martínez Amaro, un insurgente originalmente minero. Este famoso hombre utilizó como caparazón una losa de piedra que cargó a su espalda para cubrirse del fuego cruzado. Al llegar a la Alhóndiga de Granaditas, prendió fuego a la puerta del famoso baluarte, permitiendo el paso de insurgentes.

Alhóndiga de Granaditas

Tiempo después, ya muertos Miguel Hidalgo, Juan Aldama, Ignacio Allende y José Mariano Jiménez, sus cabezas fueron colgadas dentro de jaulas en cada una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas. Eso sucedió el 14 de octubre de 1811 y duraron ahí hasta marzo de 1821. Fueron colocadas para generar miedo en la población, advirtiendo de una muerte similar a quienes apoyen a los insurgentes.

Alhóndiga de Granaditas

Desde 1958, la Alhóndiga de Granaditas se convirtió en el Museo Regional de Guanajuato. Es uno de los más grandes y ricos de México al tener un acervo inventariado de nueve mil 275 objetos de valor histórico y cultural.

 

Continuar leyendo: ¿Conoces a las Momias de Guanajuato?