Todo mexicano está familiarizado con los días 1 y 2 de noviembre, cuando se celebra el Día de Todos los Santos y, particularmente, el Día de Muertos. El país entero se llena de flores de cempasúchil, hojas de papel maché picadas, pan de muertos y altares con adornos y comida para recibir a sus seres queridos desde el más allá en un día de reunión entre vivos y muertos. Sin embargo, en Pomuch, Campeche, esta tradición toma un giro mucho más inusual.

Limpia de huesos en Pomuch, Campeche

Día de Muertos en Pomuch

En este poblado campechano, cuando una persona muere –sea quien sea–, se le entierra por un periodo de 3 años para después exhumarla el Día de Todos los Santos, colocando después los huesos en una pequeña caja de madera que es colocada en el interior de un osario (nicho), para ser limpiados por sus familiares, costumbre que repiten después año con año.

Limpia de huesos en Pomuch, Campeche

 

Esta tradición tiene sus raíces en la cultura Maya. Si bien para alguien foráneo puede ser macabro, para los residentes de aquí es algo normal no mal visto. La razón: es una manera de rendir tributo y honor a quienes ya no están con ellos. También es una ayuda para la familia del difunto, para que pueda lidiar con su pérdida y su luto.

Una tradición que no muere

Limpia de huesos en Pomuch, Campeche

Existe una creencia en caso de que la familia no limpie los huesos durante los dos primeros días de noviembre. Se cree que el espíritu de éste entrará en irá y se le podrá ver rondando las calles de Pomuch. Sea cual sea la razón, visitar este pueblo y cementerio en Campeche durante un Día de Muertos puede ser único. Después de todo, en ninguna otra parte de la república se reporta una costumbre así.

 

Continuar leyendo: Qué hacer en Palizada, Campeche