Dentro de un majestuoso cráter que el mar y viento escavaron hace miles de años, no es extraño mirar decenas de lobos marinos tomando el sol con la barriga hacia arriba. Se mueven con el latir de las olas y de vez en cuando, se dan un chapuzón en el agua fría para refrescarse. No se trata de un parque acuático ni mucho menos un centro de diversión familiar. Se trata de La Lobera, el santuario más recóndito y virgen de Baja California.

La casa del lobo marino

Sobre el kilómetro 47.5 de la carretera Transpeninsular, un camino de terracería se revela entre montañas y valles desérticos. Esta vía lleva a un sitio donde la naturaleza reina sin impedimento alguno: La Lobera. Este lugar se conforma de un inmenso cráter a donde llegan decenas de lobos marinos y focas. Una vez en el sitio, es posible disfrutar de la cotidianidad de estos animales desde el mirador que existe en los alrededores.

La Lobera

 

Continuar leyendo: Las playas de Baja California más bonitas

Durante el mes de febrero, estas especies acostumbran llegar en grandes números para tener a sus crías. Sin embargo, esto no significa que no puedan ser vistas durante todo el año. Cada visitante puede admirar de este maravilloso santuario del reino animal donde también se encuentran los “juancitos” –una especie de ardilla pequeña–, además de las águilas pescadoras.

La Lobera

Para llegar hasta La Lobera es necesario llevar vehículos altos y de doble tracción. En el trayecto existen diversos acantilados que la gente puede admirar. De igual manera, a un costado de esta hermosa playa de piedra se encuentra una granja de abulones donde se cultiva este molusco.

la Lobera

Dentro de La Lobera no es permitido hacer ruidos fuertes y conservar la tranquilidad en todo momento. Si se camina hacia la orilla del acantilado se puede observar el canal por donde entran nadando estos maravillosos animales. No dejes de visitar este hermoso refugio natural durante esta época y admirar a esta especie desde otra perspectiva. Se encuentra a 8.5 kilómetros de El Rosario, en el camino rumbo a San Quintín.