México es un paraíso de cascadas. Enormes ríos que caen del cielo como si fueran las lágrimas de la Tierra. Unas más grandes que otras, pero todas cumplen una única misión: testificar la grandeza natural de este territorio. En Nuevo León, a comparación de otros lugares del país, existe una diferente a las demás. Más íntima, acogedora y desafiante al mismo tiempo. Es la cascada del Chipitín; un exquisito espacio entre azules y verdes capaz de enamorar a cualquiera.

Cascada del cielo

Ubicada en el Pueblo Mágico de Santiago, en la localidad de Potrero Redondo, la cascada del Chipitín es sin duda, uno de los tesoros más desconocidos del estado. Y es que impensable pensar en un paraíso de este tipo cuando existen decenas de espectaculares cañones, grutas y cuevas por los alrededores.

cascada del chipitín

La cascada forma parte del cañón del mismo nombre y para llegar hasta ese sitio, es necesario atravesar un profundo bosque de pinos y oyameles. Tras los gigantes verdes, es posible ver un poco de lo este enorme espacio de roca es capaz de ofrecer. Para llegar a la cascada, es necesario realizar primeramente un descenso por el cañón conocido como el descenso de los siete rapeles.

Tal como su nombre lo dice, la bajada cuenta con siete trayectos donde el visitante podrá experimentar la grandeza de la naturaleza del norte. Mediante saltos e impulsos, la meta comienza a vislumbrarse a lo lejos. Es entonces que el Chipitín se revela y conquista la mirada y admiración de todo ser vivo a la redonda.

cascada del Chipitín

La cascada del Chipitín cuenta con una altura de 90 metros y se puede descender en dos etapas. Al finalizar el recorrido, una hermosa poza de agua azul recibe con los brazos abiertos a todo aventurero. Dentro de la pequeña laguna, la gente puede nadar, descansar y refrescarse luego de un arduo camino lleno de obstáculos.

cascada del ChipitínPara realizar este trayecto es necesario ir acompañado de un guía certificado y se recomienda hacerlo de marzo a septiembre. El recorrido total es de 45 minutos aproximadamente y se puede llegar hasta Potrero Redondo en un vehículo 4×4 para realizar la travesía. También se puede disfrutar de una apacible cabalgata con la gente local o simplemente realizar senderismo por el cañón.

Continuar leyendo: 6 lugares desconocidos en Yucatán que visitar