Además de ser una de las reservas naturales más importantes y cercanas a la Ciudad de México, La Marquesa es una refrescante bocanada de aire puro. Su nombre oficial es Parque Nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla y se ha vuelto la escapada perfecta para los capitalinos y sus alrededores. No pierdas más tiempo y comienza a planear tu visita a este sitio en donde la naturaleza se siente hasta en el aire.

El corazón verde de la CDMX

La Marquesa o el Parque Nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla, se localiza muy cerca de la Sierra del Ajusco o Sierra de las Cruces. Cuenta con una extensión de más de mil 500 hectáreas de bosque. Posee diversas poblaciones de pino, oyameles y cedros que lo hacen todo un santuario verde. Su hermoso paisaje repleto de formaciones rocosas y arroyos, es perfecto para escapar un fin de semana del incesante ritmo capitalino. La mejor forma de comenzar a recorrer este sitio es visitando el Monte de las Cruces. Aquí cobró vida la batalla del mismo nombre en donde el ejército insurgente triunfó.

La enormidad de La Marquesa le ha brindado ser además, un perfecto sitio para realizar un sinfín de actividades. Aquí podrás volverte un pescador al atrapar tu propia trucha gracias a los diversos criaderos que existen aquí. No dejes pasar la oportunidad de rentar un caballo y explorar los rincones de este pacifico lugar. De igual manera, podrás acampar y dejar que la calma del bosque te arrulle por la noche. Asimismo tendrás la oportunidad de rentar cuatrimotos además de dar un paseo a través de las montañas en bicicleta.

La MarquesaAl final de todo recorrido, disfruta de un delicioso picnic o prueba algunos de los tantos alimentos que se preparan en los puestos de comida aledaños a La Marquesa. Este es un sitio perfecto para comer barbacoa, mixiotes, carne asada y otros platillos exquisitos. Puedes llegar desde la Ciudad de México tomando la avenida Constituyentes hasta encontrar la autopista 15 que conduce hasta Toluca. Esta abierto todos los días de 8 a 18 horas.

La MarquesaContinuar leyendo: Parque Nacional El Chico, paz y aroma natural