Yucatán se caracteriza por tres cosas: cenotes, ruinas mayas y arquitectura colonial, pudiendo encontrar lo anterior sin mucha dificultad cada cuanto kilómetro. Mas, existe un lugar en especial que reúne estas tres características en uno solo: la Hacienda San Lorenzo Aké, una joya arquitectónica ubicada entre Izamal y Mérida, fuera del pequeño poblado de Aké.

Hacienda San Lorenzo Aké

La razón que hace especial a San Lorenzo Aké es una muy sencilla: el agua. Tanto los hacendados como los indígenas mayas necesitaban de este elemento, por lo que eligieron al cenote local como fuente principal. Claro, no al mismo tiempo, pues los colonizadores llegaron después que los indígenas mayas a esta locación.

Como resultado, esta hacienda tiene una mezcla muy interesante de elementos arquitectónicos criollos con estructuras de herencia maya. Estas esculturas se encuentran extremadamente bien preservadas y si bien no tienen un gran simbolismo histórico, sí se pueden encontrar en el sitio pirámides e impresionantes columnas.

Cuando llegaron los españoles a este lugar, aprovecharon la excelente locación para construir la hacienda, reciclando muchas de las piedras que ya se encontraban aquí para la nueva edificación. Actualmente, la edificación se encuentra relativamente sin cambios a como se estableció aquí hace ya más de 200 años.

Ruinas San Lorenzo Aké

Hasta la fecha, los dueños de este impresionante sitio utilizan la casa principal para vivir y sus necesidades cotidianas, manteniéndola en un estado definitivamente impecable. Cabe mencionar que tanto la casa principal como el cenote son propiedad privada y no se permite el acceso sin permiso. Sin embargo, lo que son las ruinas, la casa de máquinas y algunas otras estructuras dentro del sitio son de acceso gratuito al público y pueden ser exploradas sin problemas.

Así que no lo dudes más y ven a visitar a este sitio único en Yucatán, que combina antigua tradición maya con un estilo colonial, creando un lugar único.