La mona de Tijuana, la enorme guardiana de la ciudad

De tamaño descomunal, luce formas perfectas y está totalmente desnuda. Los visitantes que logran verla desde una gran distancia siempre se preguntan de quién se trata. De manera popular, los habitantes de esta ciudad fronteriza la conocen como la mona de Tijuana, una impresionante escultura creada con el propósito de celebrar el centenario de esta excéntrica ciudad.

La mona de Tijuana
Foto: media.sandiegoreader.com

La mona de Tijuana y su casa secreta

La mona de Tijuana o “Tijuana III Milenio”, tal y como la nombró su creador, es uno de los edificios más extraños de México. Fue en el año de 1989 cuando el arquitecto y artista tijuanense, Armando Muñoz García, comenzó con la construcción de este gran monumento. Algunos cuentan que el artista inició el proyecto inspirado en las curvas de una enamorada de “la vida alegre”.

La mona de Tijuana.
Foto: tijuanapress.com

Muñoz García creó a la mona de Tijuana como una casa poco convencional. El cuerpo gigantesco tiene cuatro distintos pisos en su interior en sus más de 17 metros de altura. En la cabeza está una oficina, en el pecho una recámara con dos camas, en el estómago la cocina y en los glúteos se encuentran los sanitarios. La distribución claramente es una alusión a la vida real. Muñoz vivió en ella por algún tiempo, aunque la dejó y desde 2008 ha ido restaurándola de a poco.

Mujer monumental

Para admirar el arte del enorme cuerpo de la Mona de Tijuana, hay que visitar uno de los barrios más populares de la ciudad. La colonia Aeropuerto, ubicada en el extremo norte. La “mujer blanca” destaca sobre una ladera algo empinada, frente a un montón de casitas junto a la carretera. Se ubica justo en la calle Ensenada y, regularmente, su cuerpo es adornado por artistas urbanos.

En ocasiones, la mona de Tijuana ha sido intervenida con vestidos brillantes y en su interior se han montado exposiciones artísticas. En sí, está escultura es un reflejo de la excentricidad de Tijuana. Las personas la han adoptado como un símbolo de su ciudad, con su enorme y extraña presencia. Sus generosas curvas, muchas veces llenas de color, la convierten en un importante atractivo para aquellos que se aventuran por la frontera más visitada del mundo.

Foto de portada: jody9

Continúa leyendo: La Cibeles de la Roma, la española más mexicana