Ubicada en la calle Justo Sierra del Centro Histórico de la Ciudad de México, se encuentra la primera sinagoga que hubo en todo el país, misma que fue construida por los primeros miembros de la comunidad ashkenazí que hubo en territorio mexicano, quienes llegaron en los primeros años del siglo XX, provenientes de Europa del Este y se asentaron en las calles aledañas a la antigua Merced para poder desenvolverse como comerciantes.

hist4_sinagoga222

La realidad es que este grupo de judíos no tenía la intención de permanecer en México por mucho tiempo, mucho menos de asentarse y construir sinagoga alguna; era simplemente un puente hacia su destino real: EE.UU. Sin embargo, cuando el gobierno estadounidense impuso cuotas migratorias, muchos decidieron quedarse y echar raíces.

Por esta razón, se compró este edificio en 1918, para poder celebrar eventos importantes así como para poder desarrollar su vida religiosa y, aunque en sus inicios el lugar no era tan impactante como lo es ahora, pronto se convertiría en la sinagoga que ellos necesitaban.

skitched-20121012-001403

Podríamos decir que a la par del desarrollo de esta comunidad, la sinagoga fue nutriéndose poco a poco. No hay que olvidar que al haber llegado sin hablar español y sin dinero, las dificultades que enfrentaron los miembros de este grupo fueron bastantes, mas su ímpetu y empeño se impusieron y lograron integrarse, al tiempo que hacían sus propias fortunas a partir del trabajo.

Pronto, las familias establecidas aquí lograron amasar cantidades de dinero importantes, suficientemente grandes como para traer a sus parientes desde Europa, con lo que lograron consolidarse como una comunidad importante y reconocida, a través de la Sociedad de Beneficencia Alianza Monte Sinaí.

Con el tiempo, las familias de esta comunidad se fueron alejando del Centro Histórico y asentándose en nuevas colonias, motivo que causó el abandono de la sinagoga de la calle Justo Sierra, la cual oficialmente se llama Nidje Israel. Fue en 2010 cuando el lugar fue restaurado para ser abierto al público, incluso si no es judío.

SinagogaHistOricaJS_-3

De esta manera, se ofrecen visitas guiadas por el monumental interior de este centro religioso que además funge como un centro cultural, al ser sede de importantes conciertos y muestras de cine, así como de Estudio 71, un laboratorio de intervenciones artísticas en el que se exhiben diferentes piezas.

No te pierdas la oportunidad de visitar esta sinagoga y de adentrarte un poco más en el gran abanico social que tenemos en México, mismo que es compuesto de diferentes y muy diversos elementos.