La Torre Latinoamericana en 9 datos casi desconocidos

A la Torre Latinoamericana nadie le puede dar clases de historia. Desde su creación, ha visto crecer todo a su alrededor, como un campo fértil donde brotan grandes edificios a cada minuto. Es el parámetro perfecto para entender la transformación de la CDMX de una vieja ciudad a una metrópoli inundada de modernidad y vanguardismo.  

En tierras aztecas  

Como la mayor parte de suelos que componen a la CDMX, el lugar donde se encuentra la Torre Latinoamericana fue alguna vez parte del imperio mexica. El predio fue ocupado por el “viviario” de Moctezuma II, el cual resguardaba una gran cantidad de animales y flores que deleitaran a los visitantes. Entre águilas, quetzales, jaguares y serpientes, el “zoológico” del tlatoani fue uno de los lugares más importantes de la época.  

vista de la torre latinoamericana en la CDMX
Foto: expansion.mx

Innovación mexicana  

¿Construir un rascacielos en una zona altamente sísmica? No parece una buena idea. Sin embargo, los líderes del proyecto Leonardo Zeevaert, Augusto H. Álvarez y Alfonso González Paullada iban un paso adelante. Primeramente, se instalaron 361 pilotes a una profundidad de 33 metros para cimentar la torre. Posteriormente, se colocó una cimentación de concreto que permite que el edificio “flote” en el subsuelo, independiente del soporte de los pilotes. Fue la primera construcción de este tipo en el mundo y un modelo a seguir para futuros levantamientos en zonas sísmicas.

vista de la torre latinoamericana
Foto: travelreportmx.com

De orígenes diversos  

Después de ser el viviario de Moctezuma y el posterior Ex Convento de San Francisco, el predio pasó a manos de la aseguradora La Latinoamericana Seguros S.A. quien ya contaba con un pequeño edificio en el mismo lugar. Fue en 1947 cuando se derrumbó esta estructura para dar vida a la actual torre, la cual tardó ocho años en materializarse.  

trabajador caminando por el edificio
Foto: proceso.com

Inspiración norteamericana  

Si al observar la Torre Latinoamericana tu mente te remite a los rascacielos estadounidenses, no te equivocas en lo absoluto. El diseño del edificio de Eje Central está inspirado en el mitico Empire State de Nueva York. Y si esto no fuera suficiente, el metal de la torre capitalina fue fundido en la compañía McClintic-Marshall, con sede en la ciudad de Pittsburgh.  

vista de la torre latinoamericana
Foto: culturacolectiva.com

Alto entre los altos  

Durante el periodo comprendido de 1956 a 1972, la Torre Latinoamericana fue reconocido como el edificio más alto fuera de Estados Unidos gracias a sus 181.33 metros, y por consiguiente, de México. Fue hasta la llegada del World Trade Center –antes Hotel de México– que el título del edificio más alto del país cambió de dueño.  

personas caminando por el Palacio de Bellas Artes
Foto: shutterstock

Resistencia que vale oro  

Tres grandes terremotos han comprobado que la Torre Latinoamericana es la gran fortaleza de la ciudad. Sin embargo, fue el suscitado en 1957 el que puso en prueba la edificación. Tras su paso, el Instituto Americano de la Construcción de Acero premió a la Torre Latinoamericana por ser el edificio más alto del mundo en resistir una fuerza sísmica de 7.7 grados en escala de Ritcher.  

vista de la torre latinoamericana despues de un sismo
Foto: trion.fm

El primero en todo  

Al igual que su modelo de construcción, la torre fue también el primer rascacielos en cuya construcción se usó vidrio y aluminio para forrar el armazón. De igual manera, se recurrió a un material muy ligero y resistente para su estructura principal: el acero 47. Finalmente, también se requirieron otras técnicas como un acristalamiento doble en las fachadas, material aislante y acústico. 

vista de la torre latinoamericana en construcción
Foto: trion.fm

Más que una torre 

Además de sus dos miradores, desde donde se pueden observar las Torres de Satélite durante los días claros, la torre alberga dos museos. El del Bicentenario y el de la Ciudad de México exhiben en conjunto una gran cantidad de objetos y fotografías de diversas épocas. Asimismo, cuenta con un espacio dedicado al sismo de 1985.  

interior del museo de la ciudad de México
Foto: torrelatinoamericana.com.mx

Listo para todo  

La Torre Latinoamericana cuenta con 44 pisos y tres sótanos. Dispone de siete elevadores, de los cuales, uno destaca por subir de la planta baja al piso 37 en solo 29 segundos. Y si llegaran a dañarse, no te preocupes, solo tendrás que subir 916 escalones para acceder a los pisos. Es en pocas palabras, el edificio que resiste sismos, catástrofes y el paso del tiempo.  

personas observando la ciudad desde la torre latinoamericana
Foto: ciudadypoder.com

Dirección: Eje Central Lázaro Cárdenas 2, Centro Histórico, CDMX 
Teléfono: 555 518 7423 
Web: torrelatinoamericana.com.mx 

Foto de portada: Josafat 

Continuar leyendo: Todo sobre el Barrio Chino de la CDMX