Muchas zonas, poblaciones y culturas formaron parte del camino que el pueblo mexica recorrió para ser la nación que es hoy. Y una de las más importantes fue la zona arqueológica de La Quemada. Este misterioso sitio representa el asentamiento monumental más relevante en el centro norte de México por su arquitectura. Un bello mosaico en el suelo histórico de esta nación.

Pincel zacatecano

El término de La Quemada hace referencia a los restos quemados encontrados en el lugar. De acuerdo con las investigaciones, este sitio se desarrolló entre los años 300 y mil 200 d.C. En el año de 1615 fray Juan Torquemada identificó esta zona como uno de los sitios visitados por los aztecas en su migración hacia la cuenca de México. Entre las diversas leyendas de su origen se encuentra la teoría del historiador y religioso Clavijero. Asoció este lugar con Chicomostoc donde los aztecas permanecieron nueve años durante su viaje al valle de Anáhuac. Esta especulación dio paso a la tradición de llamar a La Quemada como “Las Siete Cuevas”.

Vista de la zona arqueológico de La QuemadaLa zona arqueológica de La Quemada se divide en tres zonas. La principal es La Ciudadela, un sitio con una muralla que rodea el norte del sitio con 800 metros de longitud. El Palacio, ubicado en la parte central y el Templo, localizado en el extremo sur, complementan el lugar.

Vista panorámica de la zona arqueólogica de La QuemadaAl recorrer el sitio te podrás encontrar con diversas estructuras que dan prueba del ingenio arquitectónico de La Quemada. El Salón de Columnas, una cancha para el juego de pelota grande en forma tradicional y el más importante de ellos, la pirámide Votiva. Este último, es un basamento piramidal que vigila toda la zona. Cuenta también con un Museo de Sitio de La Quemada. Este lugar ofrece un panorama de la evolución arqueológica del lugar así como diversos elementos informativos. La zona arqueológica de La Quemada se ubica a 56 kilómetros al sur de la ciudad de Zacatecas. Se encuentra abierto de lunes a domingo de 9 a 18 horas. La entrada es de 55 pesos.

Continuar leyendo: Los impresionantes acueductos de México