A unos 15 minutos de Mazunte, Oaxaca, se encuentra la maravillosa laguna de Ventanilla, un sueño hecho realidad . Aquí, cada mañana, la explosión de sonidos que producen las aves pone fin al silencio de la noche, mientras el sol esparce sus rayos sobre los manglares, tortugas y cocodrilos que descansan junto al agua. Visitar Ventanilla es descubrir un fantástico mundo natural que parece imposible.

Laguna de Ventanilla en Oaxaca.
Foto: tourycktravel.com

Un sueño entre manglares

El manglar de la laguna de Ventanilla, localizado en el municipio de Santa María Tonameca, representa uno de los casos de éxito de reforestación más importantes para México. Hace poco más de 20 años, fue prácticamente destruido por dos fenómenos naturales, pero gracias al trabajo y protección de la comunidad, el lugar renació. Hoy, Ventanilla está integrada por más de 25 familias totalmente adoctrinadas en una intensa misión ecológica.

Laguna de Ventanilla.
Foto: nvinoticias.com

Esta cooperativa es precisamente la encargada de proporcionar los servicios turísticos en este sitio mágico. La laguna de Ventanilla ofrece al visitante una indescriptible tranquilidad. El paseo sobre sus aguas esmeralda, que dura poco más de una hora, es como entrar a una tierra de fantasía donde se puede ver a aves posando sobre los manglares. Las garzas extienden sus alas y un martín pescador se proyecta en picada para atrapar a su presa.

Laguna de Ventanilla, esperanza ecológica

En el centro de la laguna se encuentra un islote que se ha acondicionado como vivero. Por ahí caminan puercoespines, tejones, osos hormigueros e iguanas verdes. Pero el atractivo principal es el criadero de cocodrilos, en donde es posible ver ejemplares de diversos tamaños. Tanto el mangle rojo como el mangle blanco, con sus majestuosas formas, están adaptados a la perfección a este complejo ecosistema.

Laguna de Ventanilla.
Foto: vivapuerto.com

Los manglares como el de la laguna de Ventanilla son una pieza importante para la ecología global. Evita la erosión en las costas, ayuda a regular las fluctuaciones de temperatura y humedad, además de que provee hábitat a una gran variedad de animales silvestres. Es por esto que lugares como éste deben preservarse, con el apoyo de comunidades y el turismo responsable. Espacios así, se convierten en espectáculos dignos de apreciar.

Foto de portada: elfinanciero.com.mx

Continúa leyendo: Santiago Apoala y sus rincones repletos de magia