Sin lugar a dudas, el estado de Oaxaca guarda impresionantes maravillas. Desde su capital hasta sus playas, esta tierra es un incesante espectáculo. Y para coronar su lista de atractivos, nos encontramos con locaciones únicas llenas de magia. Así, es posible encontrar cascadas petrificadas o una laguna fluorescente. Sí, leyeron bien: una laguna fluorescente.

Laguna de Manialtepec, la laguna fluorescente de Oaxaca

Rodeada de una increíble y abundante vegetación podrás encontrar a la Laguna de Manialtepec. Su nombre proviene de los vocablos náhuatl “manine” y “tepetl”. Estos a su vez, se traducen al español como lagarto y lugar, respectivamente. Es decir que Manialtepec quiere decir “lugar de lagartos”.

Se localiza a sólo 15 minutos de Puerto Escondido. Su belleza es tal que hace viajar a los turistas de todos los rincones del mundo. Son sus abundantes manglares y fauna el gran atractivo del lugar. Así, las lanchas pasean por las aguas de la laguna constantemente. Cabe mencionar que la conservación y el cuidado al medio ambiente son aspectos que se exaltan y promueven en esta locación.

Una foto publicada por Andreita Calderón (@drewcita) el

Cuenta con una especie de playa, en la que los visitantes pueden estar. Asimismo, se puede practicar la pesca de mojarra o róbalo en el área. La laguna tiene una longitud de seis kilómetros, por lo cual su diversidad es sumamente amplia. De este modo, es hogar de distintos tipos de aves, reptiles, peces e insectos asombrosos.

Sin embargo, a pesar de todo lo anterior, su principal atractivo es otro. Resulta que esta laguna es única en su tipo, ya que por las noches ofrece un espectáculo. De esta forma, se convierte en una laguna fluorescente al caer el Sol, debido a un interesante y muy peculiar efecto.

Una foto publicada por marcetorres (@creativachida) el

Efecto de bioluminiscencia

Durante la noche, cuando las aguas de la laguna se agitan sucede algo impresionante. La laguna se vuelve fluorescente y es debido a un efecto conocido como bioluminiscencia. Ello quiere decir que dentro de esta agua se reproducen microorganismos conocidos como dinoflagelados. Éstos, producen un interesante efecto al entrar en contacto con el agua, haciendo que el líquido destelle.

La razón por la que estos microorganismos se reproducen en la zona y nos regalan una laguna fluorescente es simple. Al ser una zona rica en flora y fauna, también lo es en vitaminas esenciales para la vida de estos seres. Cabe señalar que cuando los dinoflagelados se encienden, es porque su mecanismo de defensa se activa. La luz sirve para alertar a la población de la presencia de depredadores en el agua.

Por esta razón, cuando visites la zona oaxaqueña, debes ser muy cuidadoso. Evita a toda costa tirar basura o dañar a los manglares, que son fuente de alimento de distintas especies. Sólo así podrás seguir disfrutando del espectáculo que constituye esta laguna fluorescente.

Leer ahora: Las Coloradas: El mar rosa de Yucatán