A lo largo de la extensa y colorida costa de Quintana Roo, se encuentran grandes tesoros naturales en donde el cielo ha decido vivir. Uno de los más esplendorosos y llenos de vida es la laguna de Yal-kú. Un rincón caribeño coloreado a pincel e inundado de aguas dulces en donde todo transcurre al ritmo del mar. Conoce este mundo entero en donde no hay necesidad de caminar, sólo de flotar.

Ojo de un dios

Para entender la hermosura de Yal-Kú algo debe quedar en claro. Es una obra de la naturaleza cincelada durante miles de años con piedra caliza, cálidas aguas de colores y una coraza de verde vegetación a su alrededor. Aquí sobrevive un paraíso bañado por el mar. La laguna de Yal-kú es también conocida como una caleta. Una franja costera lejos del mar y de curiosas formaciones submarinas. Aunque la mayoría de estas maravillas se encuentren en los parques acuáticos de Xel-Há y Xcaret, Yal-Kú no envidia nada a nadie.

laguna de Yal-kúLa laguna es uno de los mejores sitios para practicar snorkel. Aquí podrás descubrir un mundo entero con peces multicolores a una profundidad de no más de dos metros donde las olas son casi extintas. Algunas de las especies marinas más comunes son las estrellas de mar, erizos, barberos azules así como vacas de oro. El lugar posee también un pequeño restaurante donde se preparan ricos snacks y platillos sencillos.

laguna de Yal-KúLa entrada al sitio tiene un costo de 90 pesos. Esta cuota se destina para la protección y conservación del lugar.  Para dirigirte a la laguna desde Mérida, debes tomar la carretera federal Mérida-Cancún y después desviarte hacia la izquierda por la salida de Cancún-Tulum. A partir de ese punto, se deberá tomar la salida que te lleva a Akumal y unos cinco kilómetros después te encontrarás con la laguna. La duración del viaje es de aproximadamente tres horas y media.

laguna de Yal-kúContinuar leyendo: El acuario natural del Xel-Há