En cada una de las cascadas del Estado de México, se vive algo diferente. Desde una hermosa caída donde el agua se rompe al contacto con las rocas hasta pozas de azul claro donde refrescarás tu alma y cuerpo. Aventurarse en estas joyas mexiquenses es descubrir una forma diferente de gozar de la naturaleza mexiquense. Conócelas y atrévete a visitarlas todas.

Cascada Velo de Novia

Ubicada al poniente de Avándaro, esta hermosa cascada cae desde una altura de 35 metros. Su singular forma de caída recrea un velo de novia que no tiene fin. Se encuentra rodeada de un paisaje boscoso y amplios senderos para realizar caminatas y paseos a caballo. Este sitio es también hogar de miles de mariposas monarca durante los meses de diciembre a marzo.

Cascada El Molino

Muy cerca de la cascada Velo de Novia, se encuentra esta maravilla hecha para los que gustan descansar sobre la calma y tranquilidad de la naturaleza. Cuenta con caídas cortas que simulan una escalera de aguas claras y azules. A sus alrededores se encuentran algunos restaurantes, venta de artesanías, baños y estacionamiento. De igual manera, cuenta con un gran número de caminos para los aficionados al senderismo.

Cascada El Molino

Refugio El Salto

Para llegar hasta El Salto, el camino no es sencillo pero la recompensa es sencillamente impresionante. Para acceder debes segur el paso del Río del Molino que te llevará directamente hasta la hermosa cascada de 15 metros de altura. Al llegar, notarás una abundante vegetación hecha de profundos bosques y árboles que cuidan los alrededores. Una de las cascadas del Estado de México más impresionantes.

Refugio El Salto

Continuar leyendo: Los 9 Pueblos Mágicos más baratos para conocer este verano

El Salto de Chihuahua

Que su nombre no te confunda, esta hermosa cascada se ubica en el Pueblo Mágico de Ixtapan de la Sal. Cuenta con una impresionante caída de 50 metros de altura que forma una enorme poza natural donde se puede nadar y descansar a sus orillas. A los alrededores existe una exuberante vegetación segmentada por diversos senderos y algunos espacios con mesas y asadores.

el Salto de Chihuahua

Cascadas de Concepción y Tixhiñu

Reconocidas como las cascadas del Estado de México más importantes, Concepción y Tixhiñu son verdaderos palacios naturales donde la vida transcurre a otro ritmo. Ambas se encuentran muy cerca de Aculco y se nutren de las aguas de la presa Nadó. Tienen una altura de 25 metros y su caída simulan columnas basálticas. Este lugar es perfecto para realizar rápel y descansar bajo el manto de su cuidado.

Cascadas de Concepción y Tixhiñu

El Salto de Tzumpantitlán

Ubicado a unos pocos kilómetros del poblado de Tonatico, esta hermosa cascada se distingue del resto por la hermosa ilusión que crea al caer desde un risco a 40 metros de altura. Al caer el agua, se forma un espectáculo de bellos arcoíris. Toda la zona cuenta con grandes instalaciones como puentes colgantes, zona de comida, albercas, chapoteaderos y hasta toboganes.

El Salto de Tzumpantitlán

Cascada El Mogote

A lo lejos, El Mogote parece una de las mejores obras del paisajismo mexicano. Y es que cada uno de los elementos que componen a esta cascada, es una invitación a perderse en su hermoso cuerpo. Se ubica a sólo unos minutos de El Oro dentro del Ejido de Santiago Oxtempan. Muy cerca se encuentra un puente colgante donde se puede contemplar la caída del agua y toda la panorámica. También se puede realizar tirolesa gracias a las extensas áreas.

El Mogote