México tiene mucha tela de dónde cortar. De norte a sur, de este a oeste, siempre existirán sitios que se deben recorrer y conocer.  El sitio arqueológico de Las Cuarenta Casas en el estado de Chihuahua, es uno de ellos.

Las Cuarenta Casas

Localizado en el estado grande, al norte de la República Mexicana se encuentra la zona conocida como Las Cuarenta Casas. Ubicado a 336 kilómetros al noreste de la capital y 54 del municipio de Madera. Siguiendo un arroyo, comienza el ascenso de 300 metros por una empinada escalera  hecha por la comunidad. Así se llega a Las Cuarenta Casas. Dicha zona, tuvo su apogeo en Paquimé, durante el periodo de 1205 a 1260, d.C. Utilizada como una ruta o zona intermedia que los indígenas tenían con el Golfo de México y el Océano Pacifico.

Las Cuarenta Casas  fue bautizada así  por Alvaro Cabeza de Vaca en el siglo XVI. Desde entonces es usado por las comunidades cercanas, así como por turistas nacionales e internacionales. El asentamiento de Las Cuarenta Casas se define por la presencia de pequeños recintos construidos con muros vaciados de tierra batida, techumbre de viguería y terrado. Tales asentamientos, a veces, pueden incluir más de 40 recintos habitacionales, graneros y una plaza central. Incluso los frailes del siglo XVII al observarlas las llamaron “rancherías”.

Qué recorrer en Las Cuarenta Casas

Una de las grandes ventajas de Las Cuarenta Casas, es la poca afluencia de turismo nacional e internacional. Actualmente, es un área semivirgen, conocida por lugareños y visitantes propios del estado. Es recomendable llegar a la cabecera municipal, Madera. Desde ahí los lugareños podrán trasladarte a la zona arqueológica. Desde empinadas cumbres y arroyos hasta diversas travesías naturales, todo ello podrás disfrutar durante el recorrido. Asimismo, avistarás diversos conjuntos que conforman la región.

Cueva del Gato

Por ejemplo, La Cueva de las Ventanas, Cueva del Gato, Cueva de las Ratas, Cueva del Puente y Cueva de las Terrazas. Esta última se encuentra en el margen este del arroyo El Garabato, y a diferencia de las “casas en acantilado” este es un sitio construido con mamposterías secas.

La Cueva de las Ventanas

Si tu condición física no te permite emprender una dura travesía, tienes la oportunidad de conocer, La Cueva de las Ventanas. Dicha edificación es la de mayor tamaño, la cual conserva su construcción original. Se cree que esta cueva sirvió como refugio a comerciantes indígenas que transitaban entre Paquimé y las costas del Golfo de Cortes. Según especialistas, se hallaron elementos que correspondían a grupos indígenas tanto de Sonora como de Chihuahua.

Cueva de las Ventanas

Esta zona arqueológica se pueden visitar de lunes a domingo de 9:00 a 15:00 horas y la entrada es totalmente gratuita.  Cabe mencionar que la Cueva de las Ventanas es la única zona acondicionada para la visita de turistas. En cuanto a los otros conjuntos, se llega a ellos con guías locales que te facilitan el camino.