Ya sea por sus bellezas arquitectónicas virreinales y barrocas o también por caprichos de la naturaleza, Puebla tiene de todo. En particular, la cantidad de atractivos ecoturísticos que se encuentran en esta entidad federativa son muchísimos y todos muy increíbles. Es por ello que a continuación te contamos más acerca de uno de ellos: las espectaculares Grutas Karmidas de Zapotitlán.

La historia de Zapotitlán

Como se mencionó con anterioridad, las Grutas Karmidas se encuentran en el municipio de Zapotitlán de Méndez, estado de Puebla. El nombre de éste es de origen náhuatl y se puede traducir al español como lugar donde abundan los zapotes. Méndez se le puso en honor a Juan Nepomuceno Méndez, ex gobernador del estado y ex presidente de la República.

Una foto de lo bonito que vi hoy…. 😁❤️

A post shared by Paola (@paopvgs) on

El municipio tiene apenas unos cinco mil habitantes aproximadamente y se encuentra al norte del estado, en camino a Zacatlán. Y además de las Grutas Karmidas, también cuenta con otros atractivos como el Puente Viejo en el río de Zempoala. Sin embargo, es este conjunto subterráneo el que más llama la atención debido a la belleza y aventura que presentan.

La historia de las Grutas Karmidas

Las Grutas Karnidas fueron descubiertas en marzo de 1919 por Miguel Manzano Lobato, al usar dinamita para así encontrar agua. Con la explosión, descubrió la bóveda principal de estas cavernas, por lo que fundó una entrada para los futuros visitantes. Fue de esta manera que este sitio tiene ya casi un siglo de haberse convertido en un gran atractivo turístico.

Laguna encantada

A post shared by Melissa Ramirez Rodriguez (@turistikpuebla) on

El nombre de Karmidas fue fichado por este hombre, quien se inspiró en una novela del escritor sueco, Victor Rydberg. Específicamente, se inspiró en uno de los personajes que aparecen en el mencionado libro cuyo nombre es El último ateniense. Ahora, esta belleza de estalactitas y estalagmitas se ha convertido en uno de los principales atractivos del estado de Puebla. Cada una de sus estructuras naturales ha sido bautizada con un nombre específico. Entre ellos, están la Columna de la Independencia, Velo de Novia, Mujer Acostada, Helado Volteado, Coliflor, Cerebro, La Lluvia e Estrellas, etcétera.