Existe un rincón en la inmensidad mexicana donde el cielo hizo una tregua con la tierra para descansar, Las Nubes. Este paradisíaco lugar esconde un mágico juego de colores azules y verdes intensos. Aquí, el agua se mezcla con la pureza de la vegetación chiapaneca para regalar un paisaje natural único.

Cielo chiapaneco

Este espectáculo natural se compone de un conjunto de cascadas y posas naturales que forman en su curso el río Santo Domingo. Estos aposentos turquesa desembocan en el río Jataté creando un sitio de intenso movimiento conservado con delicadez. Forman parte de la reserva de Montes Azules.

agua cayendo en Las Nubes, ChiapasLas Nubes se ubican a un poco más de 3 horas de la ciudad de Comitán de Domínguez. Rodeado de selva y pureza natural, este lugar es perfecto para el turismo de aventura. Sus pequeñas cascadas se precipitan ruidosamente en una planicie rodeada de pastizales.

Se ubican en la zona de injerencia de la región de la Selva Lacandona. La abrupta topografía de la región hace que la caída del agua de vida a una brisa abundante y espesa. El sitio cuenta con un puente colgante desde donde se pueden apreciar sus mejores tesoros como las cascadas Las Caiditas, El Respiradero y Las Golondrinas. También se puede disfrutar del balneario Las Flores y recorrer el sendero al mirador Vista Hermosa.

Vista desde las orilla de Las Nubes, ChiapasEs también uno de los lugares con mayor concentración de especies animales y vegetales de México. Su cálido clima recorre ofrece una flora confortable y repleta del turquesa de sus aguas. El bello escondite del cielo cuenta también con una diversa cantidad de restaurantes. Asimismo se pueden encontrar cabañas para disfrutar más del lugar, áreas para acampar y un módulo de baños.

Las Nubes en Chiapas es un bello sitio donde no existen barreras entre el cielo y la tierra. Sólo una comunión ancestral de agua, vegetación y espíritu humano.

Continuar leyendo: Lagunas de Montebello, paraíso terrenal