Ubicadas en lo alto de las montañas, las vírgenes de México son más que epicentros de fe y puntos de encuentro religiosos. Sus espectaculares estructuras son prueba viviente del trabajo arquitectónico así como artesanal de sus creadores. Aunque son pocas, cada una vale la pena visitar y admirar de cerca.

Virgen de Guadalupe, Chalma, Estado de México

Con una altura de 33 metros, la virgen de Chalma se ha convertido en uno de los monumentos más importantes en esta parte de la región mexiquense. Fue levantada en lo alto del parador turístico El Ahuehuete muy cerca del Santuario de Chalma. El monumento fue elaborado de bronce por Víctor Gutiérrez. Cuenta con un peso de 110 toneladas y para llegar hasta su sitio es necesario subir 640 escalones hasta sus pies.

Virgen de Chalma

Virgen de Guadalupe, Huatusco, Veracruz

La virgen de Huatusco, inaugurada en el año de 2013, cuenta con una altura de 30 metros. Se encuentra sobre el Cerro de Guadalupe al norte del municipio. Esta elaborada de fibra de vidrio y debido a su tamaño, tuvo que ser transportada en dos partes para poder ser armada. Su enorme figura la convierten en la estatua más alta de todo el país. Una de las vírgenes de México más espectaculares.

Virgen de Guadalupe de Huastuco

Continuar leyendo: Los cristos de México

Virgen de Guadalupe, Xicotepec, Puebla

En lo alto del hermoso Pueblo Mágico de Xicotepec, se encuentra este monumento de 20 metros de altura. Fue construida de acero así como concreto. Cuenta con un peso aproximado de 115 toneladas en todo su cuerpo. A sus alrededores existe un estupendo mirador donde se puede vislumbrar todo el poblado. Con el simple hecho de llegar a Xicotepec, podrás mirarla desde lejos y dimensionar su gran tamaño.

Virgen de Guadalupe de Xicotepec

Virgen de la Inmaculada Concepción, Chignahuapan, Puebla

Un poco más al norte del estado de Puebla, se encuentra la figura de la Inmaculada Concepción de Chignahuapan. Este monumento se encuentra dentro de la Basílica de la Inmaculada Concepción siendo la estatua religiosa más grande de Latinoamérica bajo techo. Fue tallada con madera de cedro por José Luis Silva entre 1960 y 1967. Su hermosa figura la hacen unas de las vírgenes de México más espectaculares que debes visitar.