Conocida oficialmente como la zona arqueológica de Tzintzuntzan, en Las Yacatas los fantasmas del pasado purépecha vuelan con algarabía. Y es que dentro de estos territorios de tierras firmes, se condensa la historia de las culturas michoacanas. Desde sus grandes tesoros y legados hasta sus grandes ruinas que sorprenden a cualquiera. Conoce más de este increíble sitio y recorre las leyendas que lo hicieron una fortaleza inquebrantable hasta la actualidad.

Fortaleza incansable

Tzintzuntzan –palabra purépecha que significa “lugar de colibríes”–, fungió como la capital del reino tarasco y más tarde, la primera ciudad michoacana después de la conquista. Desde sus grandes áreas, se tomaron decisiones políticas, económicas y religiosas en un amplio territorio. Éstos abarcaban casi la totalidad de Michoacán y partes de Guerrero, Estado de México, Guanajuato y Jalisco.

Las Yacatas

Continuar leyendo: 7 atractivos de Michoacán que te enamorarán

La ciudad fue levantada mediante amplias terrazas y plataformas que tomaron forma en las amplias laderas de los cerros Yarahuato y Tariqueri. Aquí tomaron vida Las Yacatas, estructuras piramidales redondeadas sobre una gran plataforma, y las cuales le dieron el nombre más popular a esta zona. De estos templos o cués de los antiguos moradores, aún sobreviven cinco en toda la zona. Fueron construidas mediante capas sueltas de piedras recubiertas después con lápidas labradas provenientes de una piedra volcánica llamada yanamu.

Las Yacatas

A lo lejos, el lago de Pátzcuaro continúa siendo el gran vigilante de Las Yacatas y sus tantas leyendas. Los más de 40 mil habitantes que algún día habitaron aquí, dejaron un legado que sigue respirando. En los últimos años, se han encontrado personajes importantes enterrados así como joyas de sorprendente manufactura.

Las Yacatas

Para llegar hasta Las Yacatas es necesario tomar la carretera federal número 120, con dirección a Quiroga, punto donde se debe seguir la desviación hacia el sur que conduce a Tzintzuntzan. Existe transporte público desde la ciudad de Pátzcuaro hasta la zona arqueológica. El costo de entrada es de 60 pesos además de estar abierto de lunes a domingo de 9 a 18 horas.