Mineral del Chico es un Pueblo Mágico del estado de Hidalgo perfecto para los amantes del turismo de aventura. Sin embargo, este increíble lugar tiene mucho más para ofrecer. Repleto de leyendas y tradiciones, las personas que lo visitan quedan prendidas de su belleza. ¿Vamos a conocerlo?

mineral del chico pueblo magico hidalgo

Recorriendo Mineral del Chico

El origen de la comunidad, enclavada en el Corredor de la Montaña hidalguense,  se remonta a hace más de 400 años, con las minas de plata. De hecho, hay visitas guiadas a la Mina de San Antonio, inaugurada en 1560. Durante el recorrido por sus tres niveles, los expertos muestran cómo identificar las vetas del metal, la pirita y el cuarzo en la roca. Entre las historias que narran, se encuentra la de cómo los mineros ocultaban trocitos de sus hallazgos dentro de los pastes que llevaban como almuerzo.

Otra de sus leyendas tiene que ver con un grupo de curiosas formaciones rocosas conocidas como Las Monjas. Se cuenta que en realidad son religiosas que decidieron abandonar sus votos y, como castigo, se transformaron en piedra. Otro de los enigmas de Mineral del Chico es el misterioso eco que se produce justo en el centro del Mirador de la Peña del Cuervo. Por último, tendremos que subir a un vehículo todo terreno para visitar El Contadero, un asombroso laberinto natural. Dicen que en él se escondían los asaltantes de caminos para huir de quienes los perseguían. Lleva ese nombre pues aquí se detenían a contar y repartir el botín.

parque mineral del chico hidalgo

Dentro del pueblo se encuentra la Iglesia de la Purísima Concepción; edificada entre los siglos XVII y XIX. La distingue un enorme reloj dado a luz en la misma fábrica que realizó al Big Ben de Londres. Fue donado a la iglesia por Gabriel Mancera en 1886. En las cercanías se encuentra el Parque Ecológico Recreativo Carboneras; en el que podemos admirar el bosque, practicar senderismo, acudir al mirador, atravesar un puente colgante y el increíble circuito de tirolesas.

Por último, notaremos que la comida es muy variada y depende de la temporada. En abril hay escamoles; en junio y julio, quelites; hongos cuando llegue las lluvias y chinicuiles en septiembre. También puedes probar los gualumbos (flor del maguey) o flor de madroño en tortitas.