En la actualidad funge como sede del Museo Regional Cuauhnáhuac, siendo inaugurado como tal el 1 de febrero de 1974. Sin embargo, se trata de un edificio del siglo XVI que sirvió como residencia para un personaje histórico de España. Nos referimos al Palacio de Cortés, que es uno de los tesoros arquitectónicos en el municipio de Cuernavaca, en Morelos.

Los inicios del Palacio de Cortés

Palacio de Cortés

Como su nombre indica, el Palacio de Cortés es un palacio novohispano que alguna vez fue hogar de Hernán Cortés. Su fundación se debe a que fue de las primeras construcciones que el Conquistador ordenó que fueran levantadas en este territorio. Esta orden vino al poco tiempo de que se concretara la Conquista de México, siendo de enorme valor histórico.

Palacio de Cortés

La construcción del Palacio de Cortés dio inicio en el año 1526, tardando tres años en que finalizara la misma. La edificación fue erguida sobre las ruinas de un lugar llamado Tlatlocayacalli, utilizado para entregar los tributos al cacique tlahuica. Como una manera simbólica de demostrar su conquista, se eligió a este sitio en particular para levantar esta nueva residencia.

Sus muchos usos

El Palacio de Cortés sirvió de residencia para Hernán Cortés y su esposa, Juana Zúñiga, aunque no fue su único propósito. Del año 1747 hasta 1821, este sitio sirvió como prisión, teniendo como reo a José María Morelos y Pavón. Además, este lugar ha sido testigo de algunos de los acontecimientos que han marcado el camino de la historia nacional.

Palacio de Cortés

En 1855, el Palacio de Cortés fue utilizado para el gobierno provisional de la presidencia  de Juan N. Álvarez contra Santa Anna. De 1864 a 1866 sirvió como despacho de Maximiliano I y albergó en 1872 el gobierno de Morelos.  Ahora es el museo regional más grande del municipio, en donde aún se admiran las ruinas del sitio de Tlatlocayacalli.

 

Continuar leyendo: 10 lugares en Cuernavaca que debes conocer