Los 10 más bellos centros históricos de México

México es un gran país que tiene mucho para ofrecer. Desde coloridas tradiciones hasta ciudades de estilo colonial que permanecen prácticamente intactas pese al paso de los siglos. Pero hay algunas que sobresalen del resto, ya sea por su importancia cultural, su valor arquitectónico o la grandeza de su historia. Este es el caso de los 10 más bellos centros históricos de México, algunos ya inscritos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Ciudad de México

Cuando hablamos de los centros históricos de México más bellos, no podemos olvidarnos del que posee el título del más grande del país. No solo es uno de los centros turísticos de México, sino de todo el mundo. Es el principal destino cultural nacional porque aquí se concentran algunos tesoros que son Patrimonio de la Humanidad. Basta con mencionar lugares como la Catedral Metropolitana, el Palacio de Bellas Artes, el Palacio Nacional y el Templo Mayor.

El de CDMX es uno de los centros históricos de México más bellos.
Foto: mxcity.mx

Querétaro

Una ciudad fundada en 1531 y que aún conserva su núcleo indígena siempre llamará la atención del mundo. Querétaro posee uno de los centros históricos de México más bellos y eso se nota en sus calles serpenteantes y en sus edificios civiles y religiosos con un elaborado estilo barroco.  Destacan la Casa de la Corregidora, el Teatro de la República y el Templo de San Agustín.

Guanajuato

Guanajuato fue fundada por los españoles en el siglo XV. En el siglo XVII, se convirtió en el primer centro mundial de extracción de plata. Su glorioso pasado minero es evidente en sus calles subterráneas y en su arquitectura de ricos elementos ornamentales en edificios barrocos y neoclásicos. Las iglesias de la Compañía de Jesús y la Valenciana figuran entre los más hermosos ejemplares de la arquitectura barroca de América.

Guanajuato es uno de los centros históricos de los españoles fundado en el siglo XV.
Foto: kayak.com.mx

San Luis Potosí

Entre los centros históricos de México, el de San Luis Potosí destaca a nivel mundial por sus monumentos históricos construidos en cantera. Cada edifico expresa los pensamientos de cada época, desde el virreinato, pasando por el porfiriato, hasta las construcciones contemporáneas que se fusionan con el paisaje tradicional. El Teatro de La Paz, la Catedral y el Museo Nacional de la Máscara son algunos de los lugares obligados para los visitantes.

San Luis Potosí destaca por sus monumentos históricos.
Foto: centralfmonline.com

Oaxaca

Uno de los tesoros culturales y arquitectónicos más admirados de México es, sin duda, el Centro Histórico de Oaxaca. Trazo perfecto y construcciones de gran belleza, conservadas casi intactas a través de los siglos, son el sello principal de este lugar. Sus templos, ostentosos con arte sacro, son testimonios de una riqueza cultural única resultado de la fusión de dos mundos. Se destacan edificios como la Iglesia de Santo Domingo, la Catedral y el Museo de Arte Contemporáneo.

Aguascalientes

Las calles se han convertido en andadores peatonales y los edificios que resguardan la historia de esta hermosa ciudad se yerguen alrededor de la Plaza Patria. Aquí siempre encontrarás algo qué hacer, por ejemplo, puedes visitar la Catedral que data del siglo XVII, única en Latinoamérica por su estilo clásico toscano y su órgano tubular. También está el Teatro Morelos o el Palacio de Gobierno, hermoso en su interior gracias a sus cinco murales.

Centro Histórico de Aguascalientes.
Foto: lja.mx

Puebla

Construcciones que van del siglo XVI al XX, museos de arte, tesoros culinarios y artesanías únicas como la talavera convierten a Puebla en uno de los centros históricos de México más bellos. Tienes que caminar por sus calles, rectas y estrechas, para contemplar la variedad de construcciones que mezclan azulejos, ladrillos y relieves de gran belleza. Te sorprenderá la Capilla del Rosario, la Catedral, la Casa de los Muñecos y la notable Biblioteca Palafoxiana.

Puebla tiene uno de los centros históricos de México más bellos.
Foto: elanafrerojo.com

San Miguel de Allende

Lo mejor que puedes hacer para disfrutar de San Miguel de Allende es caminar por sus calles empedradas, rodeadas de mansiones coloniales y bellos templos. La plaza central es el corazón de la ciudad, desde la cual puede admirarse la famosa Parroquia de San Miguel Arcángel, una de las más hermosas de México. Sitio tranquilo, ideal para descansar, pero que también sabe de la fiesta en días que se hicieron para disfrutar al son del mariachi.

San Miguel de Allende posee cales empedradas y mansiones coloniales.
Foto: eluniversal.com.mx

Morelia

El Centro Histórico de Morelia se construyó en lo alto de una colina en el siglo XVI. Es ejemplo de planificación urbanística, pues sus conceptos fusionan a la perfección el Renacimiento español y la experiencia mesoamericana. Su historia puede leerse en sus más de doscientos edificios históricos, construidos con la piedra de color rosa que caracteriza a la región. Destacan la Catedral, el Acueducto, el Palacio Clavijero y la Plaza de Villalonguín.

Centro Histórico de Morelia, de los centros históricos de México más bellos.
Foto: tec.mx

Zacatecas

Si hay algo que distingue a Zacatecas sobre los otros centros históricos de México, son los numerosos edificios de artístico trazado en cantera rosa. Es como un museo al aire libre, con una impresionante exposición que comienza en Plaza de Armas, después va al Palacio de Gobierno y a la Catedral, uno de los grandes ejemplos del churrigueresco mexicano. Adelante se pueden admirar más edificios coloniales, plazuelas, mercados y el Teatro Calderón.

Centro Histórico de Zacatecas.
Foto: expedia.mx

Foto de portada: Dae Seog Heo

Continúa leyendo: 10 cosas que nadie sabe del Museo Nacional de Antropología