El por qué de los apodos de las ciudades

Existen muchas ciudades a lo largo del territorio nacional, sin embargo, existen algunas que son mejor conocidas por sus apodos populares que con el nombre oficial que tienen. Por ejemplo, algunos prefieren llamar a Mérida, la capital de Yucatán, como la Ciudad Blanca. Pero, ¿alguna vez te has preguntado sobre el porqué de estos apodos? Pues a continuación te explicamos algunos de los orígenes de estos apodos.

La Ciudad Blanca

Apodos de las ciudades: a Mérida se le conoce como la Ciudad Blanca.
Foto: elfinanciero.com.mx

Como se mencionó anteriormente, se le conoce así a Mérida, Yucatán. Muchos piensan que la razón es debido al color de muchas de las construcciones aquí, de un color blanco muy característico. Sin embargo, la verdadera razón es debido a que cuando la ciudad fue fundada en 1542, los fundadores –los conquistadores Montejo, conformados por padre, hijo y sobrino– desearon construir una ciudad “blanca”, es decir, para blancos, en donde pudieran defenderse de los ataques de tribus mayas, que nunca pudieron ser subyugadas en su totalidad.

La Sultana del Norte

La Sultana del Norte es otro de los apodos de las ciudades, en específico de Monterrey.
Foto: inmobiliare.com

No hay una fuente segura de este sobrenombre para Monterrey, Nuevo León. Hay quienes afirman que se debe al orgullo con el cual la ciudad se levanta en medio de un paisaje agreste, mientras que otros afirman que se debe a la cantidad de montañas que le rodean.

La Ciudad de la Eterna Primavera

Cuernavaca es la Ciudad de la Eterna Primavera.
Foto: mexico10.com

El sobrenombre con el que se conoce a Cuernavaca, Morelos, es debido a las anotaciones que realizó el barón Alexander von Humboldt, explorador de gran parte de América. Fue él quien bautizó a Cuernavaca con este nombre debido a su agradable clima gran parte del año.

La Ciudad de los Ángeles

Apodos de las ciudades: Puebla es la Ciudad de los Ángeles.
Foto: expedia.mx

La ciudad capital de Puebla tuvo originalmente este nombre, al momento de ser fundada en el siglo XVI. Además, cabe mencionar que aquí existe una leyenda que afirma que la ciudad fue trazada por los mismos ángeles y que fueron éstos quienes ayudaron a colocar las pesadas campanas en la torre de la catedral.

Foto de portada: José Tamez

Continúa leyendo: El peyote mexicano, en peligro de extinción