Construidos por la naturaleza y perfeccionados por el hombre, los laberintos representan el placer de perderse. Son sitios enigmáticos donde una serie de vías y parajes juegan con la percepción del visitante. En estos infinitos lugares, viven mundos que esconden la riqueza de su pasado y la belleza del sitio donde se encuentran. Por fortuna, los laberintos de México cuentan con mucho más que ofrecer y vías que recorrer. Conócelos

Laberinto del Ajusco

Uno de los laberintos más antiguos del país se ubica en la carretera Picacho del Ajusco. Es una réplica exacta del laberinto del Castillo de Herver en la Gran Bretaña. Cuenta con paredes de más de 2 metros de altura y su construcción es 100 por ciento mexicana. El lugar es ideal para acampar, caminar o tener un apacible picnic.

vista exterior del Laberinto del AjuscoLaberinto de la Meditación (Malinalco)

Sus amplias áreas son el sitio perfecto para la meditación y el encuentro con el ser interior. Esta localizado en las instalaciones del Centro Holístico Ollinyotl en Malinalco, Estado de México. Su construcción está basada en caminos circulares ideales para armonizar y brindar tranquilidad a los visitantes. Su costo de entrada es de sólo 20 pesos.

vista aérea del laberinto de la meditación en MalinalcoLaberinto de los Sentidos

Este bello laberinto fue diseñado por el museógrafo mexicano Iker Larrauri y es considerado el más grande de México. Está ubicado en el municipio de Tequesquitengo, Morelos y cuenta con un diseño de curvas. Es el sitio perfecto donde la naturaleza y el arte de mezclan gracias a sus bellas vistas.

vista aérea del Laberinto de los SentidosLaberinto de la Hacienda Panoaya

Uno de los mejores laberintos de México se ubica en el municipio de Amecameca. Gracias a sus más de 2 mil metro de camino y estilo inglés, lo convierten en un imprescindible para visitar. Son cerca de 45 minutos lo que se necesita para recorrerlo y disfrutarlo. Su costo va desde los 40 pesos hasta los 140 pesos de acuerdo a la actividad a realizar.

pareja de esposos posando en el Laberinto de la Hacienda PanoayaContinuar leyendo: Los mejores jardines mexicanos