La zona arqueológica de Kabah es el santuario eterno de la cultura peninsular y sus alrededores. Aun en los mismos registros de la “biblia maya”, el Chilam Balam de Chumayel, se menciona a esta mística ciudad, levantada y sostenida de diversos estilos arquitectónicos como el Petén, Chenes y Puuc. Es el lugar donde se condensa la plenitud y resplandor artístico de toda la región.

Detalles conmovedores

Traducida como “la mano poderosa” o “señor de la mano fuerte o poderosa”, la ciudad de Kabah ha permanecido en la memoria maya desde tiempos inmemoriales. Debido a los diversos estilos arquitectónicos que posee, se cree que la ciudad surgió durante el año 300 a.C. y se mantuvo hasta el 1000 d.C. Estás características han colocado a Kabah, Yucatán, junto a otros sitios como Uxmal, Sayil y Labán, como los grandes epicentros de la arquitectura maya.

kabah desde los aires
Foto: yucatan.travel.com

Sin embargo, la zona arqueológica de Kabah se destaca del resto por la inmensidad de detalles y formas en sus edificios. Cuenta con un conjunto habitacional donde existe un templo central, el cual marca la entrada al sitio. Desde este punto, se pueden apreciar las grandes y hermosas fachadas, donde subsisten más de 250 mascarones del dios maya Chac, que forman una red de mosaicos. También se pueden notar los muros decorados con esteras extendidas, siete guerreros y escena labradas de danzas rituales.

Foto: flickr.com (Misha Luna)

La estrella de Kabah

El Palacio de los Mascarones, la estrella de Kabah, cuenta con una fachada decorada completamente con máscaras talladas a mano de dios Chac. Cada pieza está formada por 30 elementos, trabajados de la misma manera, que en conjunto, conforman lo más sobresaliente de toda la zona. En este edificio también se puede notar una greca de serpientes entrelazadas, sobre la terraza que se abre ante el edificio.

Fotografía: fotos-paisajes.com

En el conjunto principal también destacada una pirámide y diversos edificios alrededor de él. Cada centímetro cuadrado de la zona arqueológica de Kabah, es una ofrenda al estilo Puuc a través de los muros lisos y cornisas. Aunque continúa siendo explorada hasta la actualidad, los elementos hallados han postulado a esta ciudad como una de las grandes fortalezas mayas de la antigüedad. Solo comparable con Uxmal y que tiene aun mucho por mostrar y presumir.

Fotografía: INAH

Como llegar: Partiendo desde Santa Elena, se continúa por la Carretera Federal No. 261, por espacio de nueve kilómetros en dirección sur. El sitio arqueológico se encuentra a un costado de la Carretera Federal No. 261.
Horario: de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas
Costo: 55 pesos entrada general

Foto de portada: thoughtco.com

Continuar leyendo: Las zonas arqueológicas de México más insólitas