La contaminación acústica se define como al exceso de sonido que altera las condiciones normales del medio ambiente del lugar. De no ser controlado de manera adecuada, se sabe que puede causar grandes daños a la calidad de vida personal. El ruido genera consecuencias psicopatológicas, psicológicas, altera el sueño, genera conductas violentas, empeora la memoria, reduce la atención y más. Por ello, a continuación te presentamos algunos de los lugares en Ciudad de México para que puedas estar en silencio. Para que puedas alejarte del bullicio de la gran urbe, estos son algunos de los lugares más silenciosos de CDMX.

Callejones de Chimalistac

Callejones de Chimalistac, ideales para disfrutar el silencio

Estos caminos empedrados en San Ángel, localizados en el Barrio Mágico de Chimalistac, son casi laberínticos. A pesar de que alrededor de estos callejones se encuentran importantes avenidas, la acústica es impresionante aquí. Por esta razón, es definitivamente uno de los lugares con más silencio y paz dentro de CDMX.

Jardín de la Biblioteca Vasconcelos

Jardín de la Biblioteca Vasconcelos

En teoría, una biblioteca sería el lugar ideal para encontrar silencio y un ambiente pacífico. Sin embargo, la gran cantidad de actividades además de lectura dentro de este edificio crean otra realidad. Es por esta razón que te conviene más visitar el jardín de este lugar para encontrar un aire silencioso y de tranquilidad.

Sendero escultórico de C.U.

Sendero escultórico de la UNAM

La Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México es muy, muy extensa. La UNAM se encuentra llena de estudiantes docente, administrativos y demás que la hace bastante ruidosa. Por ello, es bastante agradable caminar por este sendero de esculturas artísticas, donde habita el silencio.

Humedales de Tláhuac

Humedales de Tláhuac

Aquí sólo escucharás el sonido de distintas aves. Estos humedales forman parte  del Lago de Chalco, en Tláhuac, que está en la cuenca lacustre del país. Por ello, sus residuos de agua dulce lo convierten en una de las pocas reservas de agua que quedan en el Valle de México.